Con casi la totalidad de los escaños escrutados, el recuento de votos en el Reino Unido confirma que el Partido Conservador de Theresa May ha ganado las elecciones pero ha perdido la mayoría absoluta.

Con 642 de los 650 escaños computados, los conservadores han perdido doce diputados y la gran sorpresa de esta jornada electoral ha sido la remontada histórica de los laboristas de Jeremy Corbyn que ganaron 29 puntos.

A estas horas, los laboristas se ponen a tan sólo dos puntos de los conservadores con 40.2% de los votos, frente a los 42.4% de May.

En cualquier caso, el “progre” Corbyn coincide con Theresa May en cuanto a temas como Siria y Venezuela, colocándose del lado de quienes justifican el terrorismo opositor, además de mantener una política externa en la que los “enemigos” del Reino Unido son Irán, Rusia y la RPDC.

Anuncios