Con tecnología de China y un sistema operativo cubano, en La Habana ya se ensamblan los primeros ordenadores portátiles y tabletas nacionales, que permitirá producir 120 mil unidades al año.

Anuncios