El juez federal Sergio Torres requirió documentación a un amplio arco de organismos públicos para comenzar a investigar al presidente Mauricio Macri, a su padre, Franco y a una decena de empresarios y funcionarios públicos, como el ministro Guillermo Dietrich, por la asignación de rutas aéreas a la compañía Avianca.

El magistrado requirió el contrato por la venta de la empresa MacAir Jet -de la familia Macri- hasta las actas de las sociedades que pidieron nuevas rutas aéreas.

Por primera vez en su historia, la Casa Rosada de Argentina fue allanada por una posible condonación de una deuda de medio millón de pesos a la empresa citada, que el Grupo Macri le vendió a Aerolíneas colombiana.

Una noticia que curiosamente no tiene sitio en los informativos de todas las cadenas de TV españolas.

Anuncios