Moscú espera que la coalición occidental se centre en la lucha antiterrorista en Siria en vez de atacar al Ejército“, informa el Estado Mayor ruso.

Como ya es de dominio público, las fuerzas de la coalición occidental bombardearon a las tropas leales al presidente sirio, Bashar al Assad, en dos ocasiones esta semana.

El mensaje no solo es premeditadamente ingenuo, sino dotado de un singular cinismo, dado que tras la primera matanza perpetrada por la coalición estadounidense en Raqqa, que facilitó la huida de cientos de mercenarios yihadistas, Moscú condenó la agresión y exigió a las fuerzas occidentales que no repitieran esos ataques.

El jefe de la Dirección Principal de Operaciones del Estado Mayor de Rusia, el coronel general Serguéi Rudskói, se limitó a criticar las acciones de la coalición internacional, que solo impiden que las fuerzas gubernamentales puedan combatir a los terroristas.

“Al declarar el objetivo de la lucha contra el terrorismo internacional, la coalición ataca a las fuerzas sirias y deja a los militantes salir libremente de las zonas sitiadas, reforzando así a los grupos terroristas en las regiones de Palmira y Deir ez Zor”, enfatizó el representante del Estado Mayor.

¿Va a seguir el Estado Mayor ruso aplicando paños calientes ante las masacres occidentales o tomará una determinación algo más radical? Apuesto por la primera de las posibilidades.

Anuncios