Uruguay es el país con la tasa más alta de encarcelamiento de la región. Este año alcanzó un récord histórico con más de 11.500 personas privadas de libertad, lo que equivale a 341 presos por cada 100 mil habitantes.

Ante esta situación, el gobierno inició un programa que permita a los privados de libertad para prepararse para la vida en sociedad, bajar la tasa de reincidencia y buscar otra alternativas.

Anuncios