Vamos a improvisar. No hay reglas” –cuenta riendo Oliver Stone en los primeros planos de la película “The Putin Interviews”, justo después de unos títulos de crédito con matrioshkas y la hoz y el martillo.

NINGUNO DE LOS DOS PERSONAJES REPRESENTA A LA IZQUIERDA, PERO SON MIL VECES MÁS NECESARIOS PARA LA PAZ Y LA VERDAD QUE ESOS MILES DE PRESUNTOS PROGRESISTAS DE BILDU-ERC-IU-PSOE-CLUB DE FANS DE PABLITO

El rodaje de la película, en la que el famoso director estadounidense, autor de más de 25 películas y documentales, habla con Vladímir Putin sobre política y sobre la vida en general, ha durado un año, desde diciembre de 2015 hasta febrero de 2017.

Durante todo este tiempo, el director y el presidente de Rusia han tenido tiempo de hablar de muchas cosas. Se han presentado ya dos de los cuatro capítulos.

La película comienza con una conversación entre Stone y Putin sobre la juventud del presidente. Hijo de un mecánico que participó en la Gran Guerra Patria (como llaman en Rusia a la Segunda Guerra Mundial), Putin reconoce que no era un niño obediente, creció básicamente en la calle.

El presidente recuerda que el judo tuvo una gran influencia en su educación: “Este deporte comenzó a cambiar mi vida a mejor”. Lo más importante que le enseñó el judo, según el político, fue la flexibilidad, la capacidad de ceder en algo si ello puede llevarte a la victoria.

En la entrevista de Stone, Putin reconoce que su sueño desde joven era trabajar en el KGB y que entró en la facultad de derecho de la Universidad de Leningrado con este objetivo.

La caída de la URSS y los duros años 90

Putin comenta con Stone su famosa frase acerca de que la caída de la URSS fue la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX: el presidente admite que el sistema soviético funcionaba mal y que había necesidad de un cambio, pero añade que los errores en las reformas tuvieron unas horribles consecuencias.

El sistema de seguridad social se vino abajo, sectores enteros de la economía colapsaron, el sistema sanitario también se destruyó por completo”, prosigue Putin.

Además, 25 millones de rusos se vieron fuera de su país de la noche a la mañana, y el país acabó al borde de una guerra civil.

En 1996 Putin (que a principios de los 90 fue asistente del alcalde de San Petersburgo) se mudó a Moscú y varios meses después pasó a dirigir el Servicio Federal de Seguridad (FSB).

En 1999 Borís Yeltsin, el primer presidente de Rusia, escogió a Putin como su primer ministro y sucesor.

No sé por qué me escogió Yeltsin”, asegura Putin. Le costó un tiempo aceptar la oferta de ocupar el cargo de primer ministro, y después de hacerlo pasó mucho tiempo temiendo que Yeltsin cambiara de opinión.

Putin temía sobre todo por sus hijos, según él mismo reconoce, le preocupaba no poder protegerlos si algo sucedía y si su vida se veía amenazada.

Putin recuerda a Yeltsin con respeto, lo describe como un hombre que nunca tuvo miedo de asumir su responsabilidad, y añade que este era uno de sus puntos fuertes.

Además, no desmiente la réplica de Stone acerca de los problemas que el primer presidente ruso tenía con el alcohol: “Por qué ocultarlo, eso también lo tenía”.

La desconfianza de EE UU y la OTAN

Durante una de las últimas visitas del presidente de EE UU Bill Clinton a Rusia, Putin, cuyo mandato acababa de empezar, declaró medio en broma que quizás Rusia entraría en la OTAN.

Clinton dijo: ‘Bueno, yo no tengo nada en contra’, pero toda la delegación estadounidense se puso muy nerviosa – recuerda el presidente. Putin asegura que EE UU impone su voluntad a la OTAN y que por ello jamás permitiría que Rusia, un país con una opinión independiente, entrara en la Alianza.

En la conversación con Stone, Putin repite algo que ha declarado en numerosas ocasiones: las discrepancias entre Rusia y Occidente se deben a la reticencia de EE UU, el país más importante del mundo occidental, a iniciar el diálogo con Rusia.

Putin asegura que EE UU se considera como la única gran potencia mundial y que esto provoca la proliferación de un pensamiento imperialista y una política exterior más agresiva. “Esto lleva a fallos y problemas”, opina el político ruso.

La guerra de Chechenia fue un claro ejemplo en el que EE UU actuó en contra de su propia retórica, en contra Rusia.

Entonces, según opina el presidente, algunos influyentes círculos de Washington apoyaron a los separatistas chechenos no solo de forma política, sino también económica: el presidente asegura tener pruebas que en su momento compartió con el presidente George Bush.

La polémica ley sobre propaganda homosexual

No tenemos ninguna limitación o represión por motivo sexual. Es más, muchas personas declaran abiertamente su orientación sexual no tradicional. Mantenemos el contacto con ellos. Muchos logran un gran éxito en sus carreras profesionales e incluso reciben premios estatales”, dijo.

Se refirió también a la polémica ley de propaganda homosexual que fue aprobada en 2013. “Su lógica es dejar que los niños crezcan en un ambiente tranquilo, sin incidir en su conciencia”, afirmó.

“Ya cuando crezca, puede decidir libremente cómo hacer su vida, incluida la sexual. Desde el momento en que (un menor) se convierte en mayor de edad, no hay ningún tipo de restricción”, señaló Putin.

Enfrentar a Rusia con Ucrania e “impedir por todos los medios el acercamiento” entre esos dos países es un objetivo estratégico en la política de Estados Unidos en la región, denunció el presidente ruso, Vladímir Putin, en el documental Entrevista con Putin del director estadounidense Oliver Stone.

EE UU y el espacio postsoviético

“Desde el punto de vista de esa estrategia, respaldar a los elementos radicales en Ucrania garantiza el éxito. De esta forma, los que lo hicieron han logrado su objetivo de forma impecable”, dijo Putin.

El presidente ruso también se refirió a la guerra entre Rusia y Georgia de 2008 y a la posible intervención de EE UU.

“No lo sé con seguridad, pero creo que (el entonces presidente georgiano, Mijail Saakashvili) jamás se habría atrevido a semejante provocación por sí mismo”, señaló al referirse al envío de tropas a Osetia del Sur.

Putin no ocultó su sorpresa cuando”vio que los medios occidentales culpaban a Rusia de la agresión” a Georgia.

“Millones de personas en todo el mundo se lo creyeron. Incluso después de que el señor Mijail Saakashvili declarara públicamente que había ordenado a sus tropas iniciar esa acción”, recordó.

La guerra concluyó con la victoria de las tropas rusas y el reconocimiento por Rusia de Osetia del Sur y también de Abjasia como estados independientes.

https://es.rbth.com/pol%C3%ADtica-y-sociedad/politica/2017/06/14/putin-cara-a-cara-con-oliver-stone_782237

Anuncios