Es bien sabido que en los estados meritocráticos, en los que la valía intelectual acredita el ascenso u ocupación de un cargo público, el nepotismo es un mero acto de corrupción.

PODRÍA CITAR DECENAS DE CASOS DE NEPOTISMO POLÍTICO EN ESTA ESPAÑA AÚN FRANQUISTA, EN LA QUE LOS “PROGRES” OSTENTAN LAS MISMAS LACRAS DE LOS FASCISTAS, PERO NO CABRÍAN EN ESTE BLOG

Pero curiosamente, en España o México (dos democracias sui generis), el nepotismo no se contempla como delito, pero sí es una práctica prohibida y sancionada con responsabilidades administrativas.

TANIA SÁNCHEZ, DIPUTADA, CON SU EX PAREJA PABLITO

Si todos los secretarios generales de los partidos políticos con representación parlamentaria tuvieran el descaro nepotista de Pablito Iglesias (cuya ex pareja Tania Sánchez ocupa un escaño como diputada, al igual que la actual compañera sentimental del mentado, como portavoz del Club de Fans), las Cortes borbónicas podrían batir un récord Guinnes.

IRENE MONTERO, DIPUTADA, CON SU PAREJA ACTUAL, PABLITO

El machismo que esas “casualidades” muestran, resulta mil veces más escandaloso que aquellas críticas que se puedan formular, ante la singular debilidad del autor de la tesis “Zapatero: Referente progresista Global“.

Animo a Soraya Sáez de Santamaría, Pedro Sánchez (cuando recupere su escaño), Albert Rivera, Dolores de Cospedal,  Mariano Rajoy,  Gabriel Rufian y demás líderes de las formaciones con representación en ese hemiciclo, para que coloquen a sus parejas sentimentales en el correspondiente escaño.

Si en lugar de Pablito, la protagonista de un caso similar hubiera sido, por ejemplo, Cristina Cifuentes, los gritos del Club de Fans y su socia La Secta TV, llegarían a la luna.

El lema podemita: Abajo el machismo, viva el nepotismo

 

Anuncios