El Comandante en Jefe de la fuerza aérea israelí, anunció ayer, 21 de junio, que su país tendrá a su disposición “un poder militar inimaginable” en caso de cualquier nuevo conflicto bélico con el Líbano.

EL GENERAL ESHEL ES OTRO DE LOS CRIMINALES DE GUERRA DEL RÉGIMEN ISRAELÍ, CULPABLE DE LA MUERTE DE CIENTOS DE CIVILES LIBANESES, SIRIOS/AS, ADEMÁS DE MILES DE PALESTINOS/AS

En una conferencia sobre temas de seguridad en Herzliya, cerca de Tel Aviv, el general Amir Eshel aseguró que las fuerzas israelíes estaban ahora mucho mejor equipadas que en la guerra del verano de 2006, cuando el régimen de Tel Aviv se lanzó contra el movimiento chiita libanés Hezbolá.

“Lo que nuestra fuerza aérea fue capaz de hacer durante los 34 días de ese conflicto, hoy podemos repetirlo, pero en dos o tres días”, dijo el militar israelí.

Y añadió, amenazante: “Disponemos de un poder inimaginable, muy diferente de lo que hemos visto en el pasado”.

Eshel advirtió que la población libanesa está en peligro, si reside en las zonas donde existen campamentos e instalaciones militares de Hezbolá.

Si antes del inicio de las hostilidades, o tan pronto como comiencen, los residentes libaneses no salen de estos lugares, se verán afectados“, dijo el general.

En el verano de 2006, tras el secuestro por de dos soldados israelíes por parte de milicianos de Hezbolá, se inició un conflicto armado de más de un mes, cuyos resultados fueron devastadores para la organización chiíta libanesa.

El balance fue de 1.200 libaneses muertos, la mayoría civiles y 160 soldados israelíes. Hezbolá lanzó miles de cohetes desde el Líbano, por lo que desde entonces, Israel construyó un sistema de defensa de última generación.

Anuncios