Los delitos que supuestamente han cometido varios encausados en el último escándalo de la SGAE (una organización de titularidad privada que gestiona cientos de millones de dinero público), relacionan esa trama interna con varios personajes de cierto rango dentro de cadenas de TV, empresas y productoras del ramo que operan en España, incluyendo Atresmedia, “el azote de la corrupción en el PP”.

DESDE HACE MUCHOS AÑOS EN LA SGAE SE ROBA, LITERALMENTE, BUENA PARTE DEL DINERO QUE LOS ESPAÑOLES PAGAN POR LOS DERECHOS DE AUTOR Y QUE SUMAN MILLONES DE EUROS

El principal encausado es Rafael de Tena (hermano del fallecido cantante Manuel de Tena), quien según el auto del juez “mantiene fuertes contactos en varias televisiones que emiten sus repertorios como contraprestación de la cesión de derechos de obras y tratos de favor que por referencias consistentes se banas en sobornos”.

EL PRINCIPAL ENCAUSADO EN ESTE NUEVO ESCÁNDALO: RAFAEL DE TENA, HERMANO DEL QUE FUERA LÍDER DE CUCHARADA Y ALARMA, MANUEL DE TENA

Estas actividades, siempre según el auto, le valieron su expulsión de la cadena Telecinco”.

También es acusado de poseer sociedades y “grandes cantidades de dinero” en paraísos fiscales (Belice, Miami y Andorra) que comenzó a introducir de manera fraudulenta en España valiéndose de varias personas, relacionadas con EITB (TV vasca), Televisión Canaria, TV de Castilla la Mancha y la TV de Castilla León.

Los detalles de su actividad también son recogidos. Si hasta 2005, sus sociedades recaudaban 83.000 euros, a partir de 2006 y hasta 2012, lograron 7,8 millones de euros.

Como bien señala Javier Torres en la web de la cadena SER: “El auto señala que algunos de los responsables de las áreas de programación de esas emisoras están cobrando incentivos o dádivas por parte de los investigados, premiando haber logrado introducir su repertorio en la cadena o como motivación para convencer a sus jefes de la necesidad de hacerlo”.

Es el caso de Javier Valero, de Telemadrid. El auto confirma una conversación que mantiene con Fernando Bermúdez, uno de los responsables de la trama, quien le asegura “lo orgulloso que está de hablar con alguien a quien le va a tocar la lotería y se ha a hacer rico”. Javier Valero está acusado de recibir una contraprestación económica por sus gestiones.

También es acusado de formar parte de la organización criminal el encargado de contrataciones de Canal Sur, Carlos Salazar, quien “resulta ser una pieza imprescindible para poder formalizar contratos en la citada cadena”.

Además, el auto asegura que una de las investigadas Nuria Beatriz Rodríguez, de Antena 3, “imparte instrucciones a personas que trabajan en distintos departamentos de la SGAE sobre cómo han de comportarse”.

El juez, al considerar que esta señora tiene “un séquito de seguidores miembros de la SGAE”, cree necesaria la entrada y registro en varios departamentos de la sociedad de gestión.

Esta directiva de Atresmedia está calificada como “persona de influencia en el seno de la Junta Directiva de la SGAE, que participó en el nombramiento de los encausados, gracias a su propuesta, y como la persona que dirige la actuación de los principales miembros de la Rueda para la perpetuación del sistema, intentando por todos los medios aumentar los porcentajes de dinero que obtiene las cadenas”.

Curiosamente, los responsables de La Secta, la Cuatro o Antena-3, no hablan de la relación de la tal Nuria con este escándalo de corrupción. El Rojo Vivo está tan mudo, como sus colaboradores.

EDUARDO BAUTISTA: CON ÉL COMENZARON LOS ESCÁNDALOS. FUE IMPUTADO, PROCESADO Y NUNCA MÁS SE SUPO, EXCEPTO QUE COBRA 20 MIL EUROS MENSUALES DE PENSIÓN

Este nuevo escándalo era de esperar. Los diferentes gobiernos españoles del PPSOE jamás quisieron entrar a vigilar las actividades de Eduardo Bautista, ex presidente de la SGAE, que fue imputado hace cinco años y que se sepa, jamás fue condenado ni absuelto.

Ni siquiera el Ministerio de Cultura o de Hacienda osaron acceder a los datos de recaudación de la SGAE y menos a exigir la justificación de los emolumentos pagados a sus miles de socios, a quienes nuevamente se han estafado cientos de millones de euros.

Y ese robo afecta a millones de ciudadanos que pagan sus impuestos.

Anuncios