Al menos 23 aparatos de reconocimiento aéreo, pertenecientes a varios países miembros de la OTAN, incluyendo aviones estadounidenses, sobrevolaron las fronteras rusas a lo largo de una semana. Catorce de esos cazas fueron interceptados por la Fuerza Aérea de la Federación.

Citando sus propias fuentes, el diario ruso Zvezda Krassnaïa informó que la Guardia Fronteriza había registrado un total de 23 aeronaves extranjeras efectuando vuelos de reconocimiento cerca de aquellos límites territoriales, incluyendo diez aparatos estadounidenses (RC-135, aviones no tripulados Global Hawk), cuatro aviones de Noruega (P-3C Orion) y tres aviones suecos de reconocimiento (Gulfstream IV), aunque también se avistaron dos cazas C160 de Francia y otros dos aviones de vigilancia británica RC-135.

Los Cazas Rusos MiG-31 y Su-27 de las fuerzas aéreas rusas, interceptaron a catorce de esos aviones de reconocimiento exterior. Sin embargo, el periódico no especifica cuáles fueron y de qué nacionalidad.

Los aviones de la Organización Terrorista del Atlántico Norte, sobrevolando cerca de esos límites del espacio aéreo ruso, han aumentado desde principios de junio. En la mañana del 21 de este mes, un F-16 de las fuerzas de la OTAN intentó acercarse al avión en el que viajaba el ministro de Defensa ruso, Serguei Choïgou, que sobrevolaba las aguas internacionales del mar Báltico. De inmediato, un Su-27 obligó al F-16 a abandonar ese espacio y siguió escotando al aparato en el que iba el ministro.

Anuncios