Ni una sola condena sobre los ataques contra organismos del estado en Venezuela partió de los partidos políticos españoles.

Ni PP, Ciudadanos, PSOE o el Club de Fans de Pablito tuvieron la gallardía de enfrentar estos intentos golpistas, que sí fueron denunciados por Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Cuba, Rusia y otros.

El gobierno de Cuba también condenó los ataques terroristas contra las sedes del Tribunal Supremo de Justicia y del Ministerio del Interior de Venezuela.

En su comunicado, el gobierno cubano indicó que “es injustificable que algunos gobiernos y figuras políticas, en vez de expresar una oposición resuelta y directa a estos actos terrorista y golpistas, los presente como una supuesta rebelión policial y los manipule para incitar a la fractura de la unión cívico-militar”.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, condenó el ataque terrorista perpetrado este martes contra las sedes del Tribunal Supremo de Justicia y del Ministerio del Interior de Venezuela.

Anuncios