Bastarían las estrofas iniciales del poema que Frank País García dedica a su hermano Josué, al conocer su cobarde asesinato por sicarios de la dictadura de Fulgencio Batista, en la tarde del domingo 30 de junio de 1957, para dibujar el perfil del niño héroe al cual quiso tanto y que tanto amara a la patria:

Nervio de hombre en cuerpo joven,
coraje y valor en temple acerado
ojos profundos y soñadores,
cariño pronto y apasionado.
Era su amistad, amistad sincera,
en crítica sagaz y profunda.
Ideal que no claudica ni doblega,
rebeldía que llevara hasta la tumba.

Anuncios