La “Plataforma del Orgullo Crítico” denuncia que el proceso de mercantilización que se está produciendo con el “WorldPride” lo ha convertido en un negocio gestionado por acaudalados grupos de empresarios que nada tiene que ver con un movimiento reivindicativo.

Su principal propósito es lucrarse del “dinero rosa”, “tratando de que un histórico dia de combate se desprenda de todo el contenido reivindicativo y revolucionario con el que nació”

La “Plataforma del Orgullo Crítico Madrid 2017”, nació justamente tras la nominación de Madrid como ciudad en la que se desarrollaría el llamado “WorldPride”, que tuvo lugar en la capital de España el pasado domingo.

Los integrantes de esta Plataforma denunciaron que cita internacional,, celebrada con todos los patrocinios económicos e institucionales, no es más que una “amenaza directa” en contra de sus identidades sexuales disidentes.

Denuncian, asimismo, el proceso de mercantilización que se está produciendo con “orgullo oficial”, que en realidad no es más que un negocio gestionado por acaudalados grupos de empresarios – Aegal – que tienen como principal propósito lucrarse de “dinero rosa”, “tratando de que un histórico dia de combate se desprenda de todo el contenido reivindicativo de revolucionario con el que nació”.

Según los integrantes de la Plataforma “Orgullo crítico”, el “WorldPride” ha ido involucionando hacia posiciones cada vez más elitistas, reaccionarias y mercantiles.

De hecho. en la actualidad – agregan- está protagonizado por “hombres gays blancos, musculados, homonormativos y con pasta para pagar fortunas en sus fiestas, bares y barras que muchas veces usurpan el espacio público”.

Entre otras, esa fue una de las razones por las que el pasado miércoles, 28 de junio, bajo el lema “Disidencia es Resistencia”, la Plataforma del Orgullo Crítico logró convocar a miles de simpatizantes, que partiendo de la Plaza Nelson Mandela, en Lavapiés, Madrid, se manifestaron hasta alcanzar la Plaza de España.

Sorprendentemente, la manifestación alcanzó proporciones multitudinarias, aunque estas magnitudes no encontraran luego su reflejo proporcional en los medios de comunicación, como luego lo obtendría el “WorldPride” oficial .

Los lemas y cantos que entonaron a lo largo de su protesta, ponían de manifiesto cuál era el sentido de su combatividad y la dirección de sus críticas:

No desfilamos, nos manifestamos”,

“Fuera empresarios de nuestro orgullo”

“Ay Carmena, Ay Carmena, el orgullo no es una bandera”

O “Hay que quemar la Conferencia episcopal, por heteropatriarcal”.

“Orgullo Crítico” mantiene que el “festival rosa” montado el pasado sábado y amparado por la poderosa cobertura comunicacional de la Sexta TV, es un evento cada vez más elitista, y en este caso “aparece apoyado en el beneplácito de un Ayuntamiento que no hace sino dar continuidad a las políticas de sus antecesores del PP y del PSOE, con “la complicidad “la complicidad de las organizaciones LGTB vendidas al capital”.

La manifestación del “Orgullo Crítico” fue tan numerosa que tardó más de una hora en salir desde la Plaza Nelson Mandela, de Lavapiés, acompañada de nutridos cortejos, pequeños colectivos y miles de personas orgullosas de manifestar su disidencia sexual.

Al concluir esta manifestación reivindicativa, sus organizaciones convocantes procedieron a la lectura de un manifiesto en el que denunciaban que “si los derechos no son de todas, se transforman en privilegios”.

http://canarias-semanal.org/not/20611/las-plataformas-de-orgullo-critico-contra-un-worlpride-reaccionario-y-elitista/

Anuncios