Con la Declaración de Independencia de Venezuela, hace 206 años, se inició en este país suramericano un largo proceso independentista que culminó en 1823.

“¡QUE LOS GRANDES PROYECTOS DEBEN PREPARARSE CON CALMA! TRESCIENTOS AÑOS DE CALMA ¿NO BASTA?. LA JUNTA PATRIÓTICA RESPETA, COMO DEBE, AL CONGRESO DE LA NACIÓN, PERO EL CONGRESO DEBE OÍR A LA JUNTA PATRIÓTICA, CENTRO DE LUCES Y DE TODOS LOS INTERESES REVOLUCIONARIOS. PONGAMOS SIN TEMOR LA PIEDRA FUNDAMENTAL DE LA LIBERTAD SURAMERICANA: VACILAR ES PERDERNOS.

El 5 de julio de 1811, el Congreso de Venezuela declaró de manera solemne su separación de España, mediante el documento conocido como Acta de la Declaración de Independencia.

En aquel entonces, representantes de las siete provincias pertenecientes a la antigua Capitanía General de Venezuela (Caracas, Barquisimeto, Cumaná, Barcelona, Mérida, Margarita y Trujillo) reunidos en la Capilla Santa Rosa de Lima, en Caracas, hicieron efectiva la separación de la Corona española y establecieron una nueva nación suramericana.

A través del texto de Independencia, Venezuela estableció los principios de igualdad de sus habitantes, la abolición de la censura y la libertad de expresión.

Dicha Acta consagró el principio constitucional y se opuso radicalmente a las prácticas políticas, culturales y sociales que habían sido impuestas durante los trescientos años que había durado el régimen colonial en la América.

Hasta el 5 de julio de 1811 la máxima e indiscutible autoridad de Venezuela fue el Rey de España, a quien los lacayos locales obedecían, juraron lealtad y respeto.

Las siete de las provincias argumentaron su acción señalando lo funesto que significaba el hecho que, una pequeña Nación de Europa gobernara las grandes extensiones de América.

http://www.telesurtv.net/news/Independencia-de-Venezuela-20150703-0067.html

Anuncios