Victoria García, terrodista de Cadena Ser,  estaría hace ya tiempo en la cárcel de su propio país, si se le ocurriera endosar al Gobierno español siquiera una sola de las muertes cometidas por grupos irregulares.

Pero, tratándose del de Venezuela, sabe que tiene licencia para endosarle las decenas de asesinatos y linchamientos hasta la muerte perpetrados por una oposición fascista, desatada gracias a la censura mediática internacional que tapa sus crímenes.

MENTIR PARA GANARSE EL SUELDO, MENTIR INCITANDO AL ODIO, MENTIR A SABIENDAS DE LA FALSEDAD DE SUS INFORMACIONES: UNA “TERRODISTA” CUM LAUDE” TAN DAÑINA COMO CUALQUIER MERCENARIO DEL ISIS

 

Anuncios