Una pelea más bien breve tuvo lugar entre dos invitados a un debate político que se emite a través de la cadena libanesa de televisión OTV.

Uno de los protagonistas era un ex miembro del Parlamento sirio, Ahmed Shalash y el otro una especie de clérigo del salafismo más ultramontano (que promueven y defienden las dictaduras de Qatar y Arabia Saudita), llamado Bilal Dokmak.

Tras una presunta frase ofensiva de Dodmak, que levantó las iras del ex diputado, el salafista arrojó un vaso de agua a la cara de Shalash, iniciándose una corta pelea en la que ambos se repartieron algunos puñetazos cuando discutían sobre el conflicto en Siria.

El ex parlamentario, Ahmed Shalash defendía la legalidad del gobierno actual en Siria, mientras Bilal decía representar a los musulmanes opositores al presidente Al Assad, la mayor parte repartidos entre salafistas y yihadistas, es decir, la extrema derecha del Islamismo.

Anuncios