El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, firmó el decreto que concede la amnistía a otros 3.252 miembros de las FARC, que cumplieron con su compromiso de dejar las armas.

Con la aplicación de esa medida, el gobierno cumple parte del acuerdo logrado en La Habana, exonerando de delitos a más de 6.000 guerrilleros por la vía judicial.

Además, unos 1.400 también han resuelto su situación jurídica en los tribunales, gracias a indultos o concesiones de libertad condicional.

Por su parte, la ONU aprobó el envío de una nueva misión a tierras colombianas para monitorear el cumplimiento de todos los puntos aceptados por la guerrilla y el gobierno en sus compromisos adquiridos durante las largas conversaciones de paz celebradas en Cuba, que se iniciaron hace 5 años.

En efecto, el 26 agosto de 2012 el Gobierno y las Farc suscribieron en La Habana el llamado “Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera“, que no incluyó un alto el fuego previo, tras seis meses de conversaciones secretas en Cuba.

Anuncios