El juez Sergio Moro condenó a Luiz Inácio Lula Da Silva, ex presidente de Brasil, a nueve años y medio de prisión por el caso conocido como Lava Jato, acusado de recibir en propiedad un apartamento de lujo en la localidad playera de Guarujá (Sao Paulo), valorado en 275.000 euros. Sus abogados informaron que recurrirán a una segunda instancia, porque el inmueble no le pertenece.

El Partido de los Trabajadores denunció que se trata de una “cortina de humo” para distraer a la población sobre la impopular Reforma Trabajadora que quiere imponer el presidente Temer (investigado por varios delitos) y de paso socavar la popularidad de Lula Da Silva, quien encabeza todas las encuestas de preferencia de voto para los comicios presidenciales de 2018.

Anuncios