Para la edición del número de “Charlie Hebdo” que ha aparecido en los kioskos en Francia este 23 de de agosto, los diseñadores han decidido ironizar sobre los recientes atentados terroristas y tratar la matanza de Barcelona “con el humor negro” que les caracteriza. La portada, como era de esperar ya ha provocado una intensa controversia.

Se trata de una caricatura satírica donde aparecn dos víctimas que yacen en el suelo empapadas en sangre, mientras que una furgoneta se aleja a toda velocidad.

El título, que juega con la frase que las comunidades islámicas exhiben estos días en Europa: “El Islam es una religión de paz” , recibe un añadido con la palabra “eterna”, refiriéndose así al atropello masivo ocurrido en Barcelona el pasado día 17 de este mes de agosto. Sin comentarios.

Anuncios