El conflicto en Siria parece haber llegado a sus últimas semanas, aunque todavía queden en aquel territorio unos 9000 teroristas del ISIS, según se deduce de las declaraciones del Ministro de Defensa de la Federación Rusa, Serguéi Shoigú, en el marco del Foro Internacional Army 2017.

OJALÁ EL MINISTRO DE DEFENSA NO SE EQUIVOQUE, Y OJALÁ, SI SE DIERA EN ESA GUERRA UNA PARTICIPACIÓN “MÁS DIRECTA” DE ARABIA SAUDITA E ISRAEL, EL EJÉRCITO RUSO SEPA DAR UNA RESPUESTA CONTUNDENTE A AMBAS NACIONES.

“La implementación de las zonas de seguridad en Siria y los intentos de separar a los radicales de las fuerzas moderadas, han permitido intensificar la lucha contra el terrorismo, por lo que puede decirse que el fin de la guerra está empezando”, afirmó el ministro de Defensa ruso, durante su reunión con su homólogo libanés Yaacoub Sarraf.

Shoigú, sin embargo, enfatizó que el movimiento de terroristas de un país a otro “no puede continuar indefinidamente”.

“Quisiera que nuestros socios occidentales finalmente separaran a la oposición moderada de los terroristas y les dejen de prestar asistencia a través de la frontera”, expresó el ministro.

LO QUE NO DICE SPUTNIK ES QUE SHAMIR HUYÓ DE RUSIA A SUECIA, DONDE PIDIÓ ASILO POLÍTICO, DADO QUE SOBRE ÉL PESA EL CARGO DE “NEGAR EL HOLOCAUSTO JUDÍO”

Sin embargo, Israel Shamir, periodista nacido en Rusia pero educado en la Universidad Hebrea de Jerusalén (aunque su verdadero nombre sea Adam Ermash), experto en temas de Oriente Medio, contó a la agencia Sputnik que algunas potencias podrían no estar de acuerdo con esa opinión, alegando que el funcionario ruso podría haber cometido un serio error de apreciación: ser “demasiado optimista“.

Al respecto, el periodista argumentó que “Existe el peligro de que algunas fuerzas externas no estén de acuerdo con el arreglo de la guerra siria, esas fuerzas son Arabia Saudí e Israel“.

“Hace varios Siria era un estado poderoso de la región”, continuó. “Sin embargo, hoy día se encuentra sumida en un caos absoluto, por lo que Arabia Saudí e Israel están preocupados, porque en estos últimos meses este cambio en el terreno podría incrementar la influencia de Irán en esa zona”, afirmó Shamir.

“Es por eso que existe la posibilidad de que la guerra, que hasta ahora fue vista en Occidente como una guerra entre bandos opuestos, fuera reemplazada por la intervención directa de Israel y Arabia Saudí”, alertó el experto.

A juicio del administrador de este blog, la reflexión de Shamir no deja de ser una “posibilidad repetida”, ya que tanto el gobierno de Israel, con Netayanhu al frente, como el de la dictadura saudita, culpando a Qatar de proteger al ISIS (algo tan cierto como que Riad hace lo propio desde el inicio del conflicto) llevan años interviniendo en esa guerra.

Podría ocurrir también que esa intervención más “descarada” no la tolerase Vladimir Putin. Aunque, por si acaso, toco madera.

Anuncios