Category: ARTE Y CULTURA



La Revolución rusa, antesala de la creación de la Unión Soviética, celebra en el 2017 su primer centenario. Este acontecimiento, uno de los más importantes del siglo XX, ha sido fuente de inspiración para toda clase de artistas y los directores de cine no son la excepción.

LA REVOLUCIÓN RUSA SIGUE VIVA EN EL CORAZÓN DE MILLONES DE PERSONAS EN TODO EL MUNDO

Te presentamos las cinco mejores películas inspiradas en este evento, desde largometrajes hechos en los años posteriores a la revolución, hasta cintas modernas que han conquistado los corazones de las generaciones actuales.

‘Octubre’, de Serguéi Eisenstein

Serguéi Eisenstein es, junto a Andréi Tarkovski, la quintaescencia del cine soviético, y sus películas han tenido una gran influencia en directores a lo largo de todo el globo.

En 1927, Eisenstein decide grabar ‘Octubre’, una epopeya cinematográfica inspirada en la Revolución rusa.

Usando un ritmo increíblemente veloz para una película muda, el director nos muestra todos los matices de la revolución, desde las peripecias de Lenin y Trotski, hasta la vida de los marineros y soldados que participaron en este acontecimiento.

‘Chapáev’, de los hermanos Vasíliev

‘Chapáev’, una película biográfica de 1934, es considerada una de las creaciones artísticas más importantes de la Unión Soviética y goza de gran fama en todo el mundo. La película obtuvo el premio principal en la Exposición Internacional de París de 1937.

Este largometraje, producido por los hermanos Serguéi y Georgui Vasíliev, cuenta la historia de Vasili Chapáev, un célebre soldado del Ejército Rojo que se convirtió en comandante durante la guerra civil rusa.

‘Lenin en Octubre’, de Mijaíl Romm y Dmitri Vasíliev

El largometraje ‘Lenin en Octubre’, de los cineastas Mijaíl Romm y Dmitri Vasíliev, es uno de los ejemplos perfectos del realismo socialista, la corriente artística predominante en la Unión Soviética, especialmente con Iósif Stalin en el poder.

La película, grabada en 1937, cuenta la vida de Lenin durante la Revolución de Octubre. Inicialmente, la película le daba un papel prominente a Stalin, quien encargó la película para el vigésimo aniversario de la revolución.

Sin embargo, tras la muerte de Stalin, las escenas de su personaje fueron eliminadas y la película fue reeditada en 1958.

‘La huida’, de Alexandr Álov y Vladímir Naúmov

En la época del deshielo de la URSS un renovado interés por la Revolución de Octubre inspiró cientos de películas sobre este acontecimiento, alejadas del realismo soviético característico de las obras de años anteriores, y más preocupadas por el aspecto estético y psicológico de la revolución.

Entre los largometrajes más importantes de esta época se encuentra ‘La Huida’, de Alexandr Álov y Vladímir Naúmov, grabada en 1970. Esta película está basada en varias obras de Mijaíl Bulgákov.

En el filme se muestran las vicisitudes de un variopinto grupo de personas del movimiento blanco (quienes perdieron la guerra contra el Ejército rojo) que buscan huir de la revolución.

‘La insolación’ de Nikita Mijalkov

En 2014, uno de los directores de cine más famosos de Rusia, Nikita Mijalkov, estreno el filme ‘La insolación’, con el que recibió diversos premios en su país.

El largometraje es una adaptación cinematográfica del cuento ‘La insolación’ y del libro autobiográfico ‘Días Malditos’, ambos del escritor ruso y Nobel de Literatura Iván Bunin, quien consideraba la revolución una “catástrofe nacional”.

En la película se retratan los acontecimientos tras la revolución y la victoria de los bolcheviques sobre lo que quedaba del antiguo Ejército zarista, incluidas las detenciones y arrestos de los partidarios del Imperio.

La historia, a través de su argumento romántico, muestra los últimos días de un oficial del Ejército blanco —partidarios de la restauración de la monarquía—, quién rememora su antiguo amor, su vida civil en los años antes de la revolución y se pregunta quién es el culpable de la caída del Imperio ruso.

Lamentablemente esta película no puede verse en youtube, pero les dejamos con una muy interesante entrevista con su director, Nikita Mijalkov

 

Anuncios



El presente trabajo documental “Venezuela, la oscura causa” de Hernando Calvo Ospina* no es un trabajo coyuntural.

Seguirá teniendo vigencia mientras Estados Unidos persista en terminar con la Revolución Bolivariana que se construye en Venezuela, para apoderarse de su petróleo y demás recursos naturales.

NOTA.- Hernando Calvo Ospina nació en Cali (Colombia) el 6 de Junio de 1961. Es periodista y escritor exiliado en Francia desde Marzo de 1986. Activista revolucionario, es autor de numerosos libros de investigación y cultura popular, traducidos a varios idiomas como:

  • Salsa. Esa Irreverente Alegría Txalaparta, España, 1996.

  • Don Pablo Escobar. EPO, Bélgica, 1994.

  • Perú: los senderos posibles (co-autor Katlijn Declercq) Txalaparta, España, 1994.

  • Ah, die Belgen!. EPO, Bélgica, 1996.

  • ¿Disidentes o Mercenarios?. (co-autor Katlijn Declerc) Vosa-Sodepaz, España, 1998.

  • Bacardí: la guerra oculta del Ron Bacardí. (Prefacio de James Petras). Red de Consumo Solidario, España, 2000.

  • Sur un air de Cuba. (Prefacio de Pierre Richard). Le Temps des Cerises.

  • Colombia, democracia y terrorismo de Estado. Foca, España, 2008.

  • El equipo de Choque de la CIA. El Viejo Topo, España, 2010.


El realizador francés Luc Besson abomina de las películas de super-héroes  “made in USA”, afirmando que están destinadas a resaltar “la supremacía de EEUU ​​y decididamente resume su postura: “No estoy aquí para tragarme esa propaganda”.

PARAFRASEANDO AL GRAN DIRECTOR DE ORQUESTA SIR THOMAS BEECHAM CUANDO HABLABA DEL “INMENSO PODER DE LA MALA MÚSICA”, PODRÍAMOS AFIRMAR QUE “ES IMPRESIONANTE LA POPULARIDAD DEL CINE MALO”

Besson acaba de regresar de Brasil donde presentó en el festival de Cine-Popular su nueva película “Valérian y la Ciudad de los Mil Planetas”. De paso, aprovechó la oportunidad para criticar con dureza las películas de super-héroes estadounidenses.

«Esta clase de cine se exhibe y distribuye como punta de lanza mediática, para mostrar a las generaciones más jóvenes la supremacía de EEUU y tratar de convencerles de que son geniales e invencibles”, dijo el autor de películas como “El Quinto Elemento”, “Juana de Arco” o “El Gran Azul“, sin ocultar su desprecio hacia las producciones dedicadas tales personajes.

Añadió que ninguna otra nación del mundo se permitiría tales estrategias propagandísticas, destinadas a vanagloriarse de prototipos surgidos de la ficción, como elementos teatrales sin otra ideología que la violencia gratuita.

«Me pregunto qué país de este mundo se atrevería a tener el descaro y la poca vergüenza de hacer películas como Capitán Brasil o Capitan Francia. ¡Ninguno¡»

«Sin embargo, el mundo tiene que soportar estoicamente una porquería semejante porque viene desde EEUU. Allí lanzan películas espantosas como Capitán América y la gente lo acepta como algo muy natural», dice sorprendido.

Defendiendo su visión sobre el papel que debe jugar el séptimo arte, Besson explica que ese medio de comunicación se debe basar no en la pura propaganda, «sino en narrar con la máxima belleza, realismo y credibilidad una historia».

https://francais.rt.com/international/42279-luc-besson-naime-pas-propagande-films-supers-heros-americains


EN 1970, ELVIS SE OFRECIÓ COMO SOPLÓN AL ENTONCES PRESIDENTE RICHARD NIXON, PARA DELATAR A LOS ROCKEROS DROGADICTOS

Este 16 de agosto se cumplen 40 años de la muerte de Elvis Presley, un mito musical para cualquier rockero blandiblú, que los hay y muchos.

En Graceland, la que fuera mansión del divo, se reunirán miles de fans ataviados como acostumbraba “La Pelvis” a partir de 1962, celebrando una ceremonia tan patética como cateta hasta decir basta.

Sólo los paletos cum laude son capaces de un carnaval al que no acuden amantes del rock and roll, sino aquellos/as que jamás conocieron el Teatro Chino de Manolita Chén, dicho sea con todo el respeto que merecía la inolvidable vedette madrileña.

ELVIS PRESLEY, SIN LA MENOR DUDA, HUBIERA SIDO UN ARTISTA IDEAL PARA EL TEATRO CHINO DE LA GRAN MANOLITA CHEN

Bienvenido el homenaje anual, el recuerdo a la figura (discutible, como todas) del “fenómeno” de Tupelo, pero… ¡vade retro¡ a los integristas de la lentejuela y la quincalla, el oropel y la bisutería, o sea, los carcamales con cara de jugadores de casino de Las Vegas, que no hacen otra cosa que hundir lo poco que de auténtico tuvo el infortunado fachoso, protagonista de una docena de aberrantes películas, de las que se salvan únicamente “Jailhouse Rock” y “King Creole”, esta última, la mejor sin duda de ambas, dirigida por el astuto Michael Curtiz.

Elvis desaparecía del mundo de los vivos el 16 de Agosto de 1977 a la edad de 42 años, para ocupar de inmediato una lujosa vivienda en el Olimpo de los Elegidos, precisamente por haber pasado al más allá a una temprana edad.

Desde 1956, convertido en una de las figuras más promocionadas de la escena musical,  fue elevado a la categoría de “personaje de obligado conocimiento en la incultura de los EE.UU.”, como Marilyn Monroe o James Dean.

Sin embargo, Elvis no había inventado nada que no existiera previamente. El rock and roll ya había hecho acto de presencia (hacia 1947) en los clubes y cabarets de los guettos donde olvidaba sus penas el personal afroamericano, dado que sus ídolos no lograban colarse en la poderosa televisión, por el mero hecho de ser negros.

EL ROCK AND ROLL, FUE NEGRO Y CONTESTATARIO DESDE SUS COMIENZOS Y SU ÚNICO REY SE LLAMÓ CHUCK BERRY

Y así, genios como Fats Domino, Larry Williams, Chuck Berry o Little Richard tuvieron que soportar que un muchacho blanco, que únicamente gustaba de la música country (el equivalente yanqui a la copla o canción española), fuera considerado el arquetipo de creador del rock and roll, en detrimento no sólo de las auténticas raíces de tal forma de expresión musical, sino de sus más genuinos creadores, incluidos genios de rostro pálido como Jerry Lee Lewis o Eddie Cochran.

El nuevo estilo, popularizado hacia 1956 por el corrupto disc-jockey Alan Freed, obedecía a los verbos to rock y to roll (léase follar o chingar en el slam afroamericano), previamente utilizados en 1939 por Buddy Jones en la canción Rockin’ Rollin’ Mama, continuando por Arthur Big Boy Crudup con el tema Rock me, Mama (1944), por Wild Bill Moore con We’re Gonna Rock, We’re Gonna Roll (1947) y otra serie interminable de canciones e intérpretes que jamás fueron lanzados al estrellato desde las emisoras de radio y televisión: todos ellos tenían la piel de color bastante oscuro.

Los arteros y manipuladores dueños de las cadenas más importantes de radio y televisión, que además disfrutaban como enanos aplaudiendo las medidas que el senador Mac Carthy había emprendido contra todo aquel profesional del cine, la música, la literatura o la meteorología, que fuera sospechoso de simpatizar con el comunismo, gozaban igualmente dejando a los negritos fuera de la pequeña pantalla.

La “supremacía blanca” que hoy mata en Virginia, sigue enquistada en el imperio más criminal del globo.

Preferían que un muchacho paliducho usurpara el trono de un reino próximo a convulsionar el mundo de la música ligera. Si había que enervar sexualmente al personal, mejor blanco y embotellado.

La vestimenta que Elvis lució a partir de 1960 definió su trágico futuro. Parecía elegida entre la más esperpéntica que pudiera hallarse en las tiendas de moda. Las lentejuelas, los grandes cuellos, camisas con inmensas chorreras, hilos de oro, brocados casi taurinos, sustituían a las botas de punta afilada y los pantalones vaqueros.

La compañía RCA Víctor supo imponerle un tolerable aire de joven provocador, con cierto aire chulesco, peinado con aquel inconfundible tupé caído sobre la frente, luciendo una sonrisa mitad autosuficiencia, mitad alma lánguida, para dos años más tarde sufrir una de las transformaciones más patéticas de la pequeña historia de la música popular.

Con el paso de los años, su impostada voz, su meloso registro, se venían abajo y destrozaba con pasión versiones de éxitos de toda procedencia (en directo desafinaba más de una vez y reía de buena gana). Aquella supuesta rebeldía juvenil se agotó cuando aún no había cumplido veinticinco años.

EL PATETISMO Y EL RIDÍCULO ADORNARON A PRESLEY DESDE 1960 HASTA SU MUERTE, EL 16 DE AGOSTO DE 1977

El 21 de diciembre de 1970, Elvis se reunía con el entonces presidente Nixon, a petición del “rockero”, tras haber enviado una carta de seis páginas en la que solicitaba ser recibido en audiencia por el mandatario, al que ofreció sus servicios como “Agente Federal” de la Oficina de Estupefacientes y Drogas Peligrosas.

Tal vez el hecho de verse desplazado desde un mundo joven, vital y rebelde, que vibraba con Beatles y Stones, hasta los salones de lujosos restaurantes y hoteles de las Vegas, le condujera a una depresión y un “pastilleo” más que comprensible del que, por suerte y desdicha, salió aquella tarde de agosto de 1977.

Una llamada de los Servicios Informativos de RTVE (donde quien firma estas líneas trabajaba desde 1965) interrumpió mi descanso estival. Me invitaban a opinar sobre el luctuoso suceso en el Telediario de la 1ª Cadena, donde dije, exacta y sucintamente, lo que escribo hoy, precisando que en mi opinión, Elvis era un mito de neón.

Ni que decir tiene que los presentadores del informativo pusieron cara de pasmo y me despidieron como quien dice adiós al mismo demonio.

Un amigo recriminó mi varapalo a Elvis recordándome que John Lennon definió como “único” al de Tupelo. Tuve que responderle con un dato incontestable: en el álbum “Rock and Roll” del inolvidable Beatle no figuraba ni un sólo éxito de Presley.

Mi único elogio profesional hacia este miserable personaje consiste en conservar sus primeros singles en vinilo, cuando aún estaba lejos de convertirse en un objeto de culto para quienes, precisamente, no suelen comprender qué es el rock and roll. El resto de su obra no me interesa en lo absoluto.

Y si alguien se ofende por el titular, le sugiero que se rasque. No es amarga la verdad; lo que no tiene es remedio.



Desde hace más de cincuenta años todo español ha sido educado en una verdad absoluta: el rey, nuestro rey, es el primer defensor de la patria.

Culto y refinado, pero sencillo y campechano; padre y marido ejemplar; defensor de las más nobles causas sociales y ecológicas; honesto, decente y demócrata, ajeno e incólume al mal gobierno; virtuoso entre los virtuosos paladines de la Constitución.

Sin embargo, más allá de una publicitada estrategia institucional, la realidad se nos ofrece más oscura y menos virtuosa.

La historia de Juan Carlos I de España está llena de silencios incómodos que pocos se atreven a desvelar.

Esta polémica y abrumadora obra ofrece el más completo y descarnado relato biográfico del que fuera rey de España hasta 2014.

Elegido y educado para ser rey por Franco, defensor de la herencia política del dictador, garante del statu quo institucional a lo largo de cuarenta años, esta vibrante e incómoda obra no silencia ninguna parcela de su vida y reinado; ni sus negocios millonarios, ni sus poco edificantes círculos de amistades, ni su ajetreada vida sentimental, ni tampoco su participación en alguno de los hitos más siniestros de la historia reciente como el intento de golpe de Estado del 23F.

Una lectura tan perturbadora como imprescindible.


RECUPERAR FUERZAS EN ESTOS TIEMPOS, ES UN DEBER INELUDIBLE PARA CUALQUIER CIUDADANO/A RESPONSABLE… AUNQUE FATIGADO



LA ELECCIÓN DE LA MÚSICA DE STAR WARS PARA ACOMPAÑAR EL FINAL DE UN DISCURSO NO ES TAN INSÓLITA, PORQUE HA SIDO UTILIZADA POR  DONALD TRUMP, THERESA MAY Y OTROS POLÍTICOS DEL MISMO CUÑO

El primer ministro indio Narendra Modi sorprendió al público el pasado día 1º de julio, cuando al final de su discurso sobre la aprobación de un nuevo impuesto, se escuchó la Marcha Imperial de la película Star Wars.

Hay quienes opinan que fue un lamentable error, una broma pesada de los encargados de sonido o una elección deliberada.

El mandatario indio hablaba sobre esa nueva tasa en los locales del Instituto de Contadores Públicos de Nueva Delhi.

Su discurso se centró sobre las ventajas, supuestos beneficios de ese gravamen público, a señalar los servicios a los que se dedicarían las ganancias y a la fecha en la que entraría en vigor la medida, que era precisamente ese 1º de Julio.

Al final de la perorata, Modi bajó del estrado y fue a saludar a las autoridades presentes y a algunas de las personas del público que se hallaban en el local, mientras por los altavoces comenzó a sonar una música con cierto aire marcial.

Después de los primeros compases, los asistentes se dieron cuenta de que aquello que sonaba no era otra cosa que la Marcha Imperial del filme Star Wars (creación del excelente músico John Williams), tema musical que acompaña las apariciones de un personaje maligno, como Darth Vader.

Entre algunas sonrisas cómplices, alguna risa y pasmo generalizado, se ignora si la elección de esa marcha fue un simple error de buena fe o si la música había sido elegida deliberadamente, lo que no sería extraño dado que la Marcha Imperial está asociada con el mal y por tanto sería lógico que rubricara una charla sobre el nuevo impuesto y la corrupción.

Curiosamente, esta no es la primera referencia a Star Wars en la vida política de Narendra Modi. Pocas semanas después de su elección como primer ministro en 2014, pronunció un discurso en Nueva York que finalizó con la frase: “Que la fuerza les acompañe”, palabras más simbólicas de la saga de Star Wars.


Al morir Lenin, un soldado de la guardia, según se cuenta, dijo a sus camaradas: “Yo no quería creerlo”. Fui donde él estaba y le grité al oído: “Ilich, ahí vienen los explotadores”. “No se movió.
Ahora estoy seguro que ha muerto”.

Si un hombre bueno quiere irse,
¿con que se le puede detener?
Dile para qué es útil. Eso lo puede detener.
¿Qué podía detener a Lenin?

El soldado pensó: “Si oye que los explotadores vienen,
puede que aún estando enfermo, se levante”.
Quizás venga con muletas. Quizás haga que lo traigan,
pero se levantará y vendrá para luchar contra los explotadores.

El soldado sabía que Lenin había peleado toda su vida
contra los explotadores.
Cuando terminaron de tomar por asalto el Palacio de Invierno, el soldado quiso regresar a su hogar, porque allí se habían repartido ya las tierras de los propietarios.

Entonces Lenin le dijo: “Quédate.
Todavía hay explotadores. Y mientras haya explotación
hay que luchar contra ella. Mientras tú existas,
tienes que luchar contra ella”.

Los débiles no luchan. Los más fuertes
quizás luchen una hora.
Los que aún son más fuertes, luchan unos años. Pero
los más fuertes de todos, luchan toda su vida:
Éstos son los indispensables.

DEDICADO CON TODO MI DESPRECIO A LOS/AS  LÍDERES IDEOLÓGICOS, DIPUTADOS/AS Y MERCENARIOS/AS DEL YESGÜICAN BORBÓNICO Y A SU HERMANO MAYOR, EL PSOE


Este 28 de junio se presentó en la sede del portal “CubaSí” el e-book “El Centrismo en Cuba: Otra vuelta de tuerca hacia el capitalismo”, con textos de Enrique Ubieta, Elier Ramírez Cañedo, Javier Gomez Sanchez, Carlos Luque Zayas Bazán, Emilio Ichikawa, René Vázquez Díaz, Arnold August, Raúl Capote Fernández y Jorge Angel Hernández, entre otros autores

Desde CubaSí.cu entrevistamos algunos de los autores de este libro digital.

Le invitamos a de descargar el libro en el Portal CubaSí

http://videos.cubasi.cu/Centrismo_en_Cuba_Otra_vuelta_de_tuerca_hacia_el_capitalismo.pdf  

A continuación compartimos el prólogo del libro:

Como su título anuncia, este libro describe esa tendencia política que ha tomado un mayor protagonismo en el paisaje mediático cubano, después de que, el 17 de diciembre de 2014, los gobiernos de Cuba y EEUU anunciaran de forma conjunta la normalización de sus relaciones.

Como dijo claramente el presidente Barack Obama a propósito de esta “distensión”, la vieja política esgrimida desde Washington contra La Habana durante medio siglo, había significado un verdadero fracaso, por lo que se hacía necesario cambiar de ruta.

Si se siguen los acontecimientos de entonces hasta hoy, es evidente que la contrarrevolución tradicional, creada y amamantada por sucesivas administraciones norteamericanas, había desparecido casi por completo del paisaje mediático dibujado -hasta que Trump la desempolvó en su reciente discurso- por las grandes agencias de prensa sobre Cuba.

De hecho, con Venezuela en la mirilla de sus campañas mediáticas, los grandes conglomerados de la información se han dedicado más en los últimos meses a hablar más del “deshielo” y de las posibilidades turísticas de la mayor Isla del Caribe.

Sin embargo, este nuevo enfoque no quiere decir para nada que el tema Cuba haya desparecido del panorama informativo, más bien puede decirse que ha pasado a un segundo plano sobre todo en varias publicaciones en Internet, supuestamente independientes, en las que el llamado centrismo parece ser la brújula de su política editorial.

El anquilosado discurso de la mafia anticubana de Miami, es suplantado por la denostación de la realidad cubana por parte de “reformistas o ultra revolucionarios” que, por obra y gracia del periodismo ciudadano, parecen haber descubierto la verdad absoluta, ya sea de lo que sucede en Cuba o sobre cuál debe ser el destino de la Isla.

Después de leer sus textos uno puede percibir que estos “centristas”, mediante el uso de disímiles estilos, literarios, académicos o puramente informativos, pretenden seducir a una gama bastante amplia de públicos, entre los que sobresale esencialmente el lector revolucionario; son “expertos” en resaltar en su línea editorial “no confrontacional” el modelo de un socialismo fracasado, que descuella por sus insuficiencias, especialmente en el área económica y que suelen comparar con las poderosas economías de países desarrollados.

LEER COMPLETO EN

https://santiagoarde.wordpress.com/2017/07/01/el-centrismo-en-cuba-otra-vuelta-de-tuerca-hacia-el-capitalismo-cubaesnuestra/#more-5073


El XIV Encuentro Estatal de Solidaridad con Cuba culminó el 11 de junio en la sala Bilborock, de Bilbao, con una improvisación del repentista cubano Alexis Díaz Pimienta, quien realizó un compendio de ideas a partir de decenas de palabras escritas por las delegadas y delegados del evento, durante cinco talleres de trabajo. Un cierre verdaderamente mágico.

Cubainformación TV – Video: Ana Gil, Lázaro Oramas, Carlos Fiallos – Fotos: Eduardo Camino, Angi Salazar, Txema Esteban.-


Parece una paradoja, pero han sido de nuevo los archivos de los servicios secretos occidentales los que se han encargado de sacar a la luz el miserable papel jugado por un sector de la intelectualidad progresista occidental en el curso de la guerra fría.

Cuenta el historiador argentino Pablo Pozzi, en un artículo recientemente publicado, que una vez más ha sido la aportación de documentos desclasificados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la que ha vuelto a poner en tela de juicio la integridad  y  respetabilidad de un número de intelectuales,  que se auto-ubicaban en la izquierda francesa de las décadas de los 50,60 y 70  del pasado siglo.

El documento de la CIA está encabezado por un llamativo título: “Francia: la defección de los intelectuales de izquierda“.

En esta ocasión,  han sido los servicios de la Inteligencia norteamericana los que han asumido como suyo, el papel de dar a conocer algunas de las funciones ejecutadas durante la “guerra fría”, por unos  intelectuales a los que no pocos tenían  por “progresistas e independientes”

LA “LIBRETITA” DE GEORGE ORWELL

La indiscreta revelación de los auténticos nombres  de los Judas, así como de la cuantificación de los denarios que cobraron, no fue obra exclusivamente de la Agencia  americana.

Desde hace ya años, la inteligencia británica – el M16, concretamente – dió también a conocer los servicios prestados por algunos de sus colaboradores más estrechos.

Tal fue el caso de un miserable“chivato”, que tenía como principal afición ir anotando en una libretita de tapas negras, los nombres de aquellos intelectuales británicos y estadounidenses que  él consideraba compañeros de viaje, testaferros del comunismo o simpatizantes”.

Hasta 125 nombres  de escritores y artistas llegó a contener la “libretita”   de este despreciable delator. En su lista figuraban desde John Steimbeck a Charles Chaplin, pasando por Orson Welles y Bernard Show. El soplón fue nada menos que el todavía admirado  escritor británico Georges Orwell.

El autor de Rebelión en la granja, además de recibir el apoyo de todo tipo de recursos económicos por parte de la CIA, simultaneaba sus inconfesables canonjías con la delación detallada y sistemática de aquellos intelectuales que se negaban a plegarse a los designios ideológicos de los intereses de los Estados Unidos. 

Ha  sido preciso que transcurrieran más de 50 años para que  lográramos conocer  la oculta afición de este alcahuete .

MICHEL FOUCAULT, JACQUES DERRIDA Y JACQUES LACAN

Es cierto que no todos los servidores directos o indirectos de la CIA procedieron como George Orwell, aunque como él  fueran igualmente receptores de la ayuda encubierta de la Agencia.

El documento ahora desclasificado se refiere particularmente a los intelectuales aglutinados alrededor de la Revista Annales, la Escuela de Altos Estudios y a personajes como Michel Foucault, Jacques Derrida y Jacques Lacan.

Pero, no obstante, los procedimientos sugeridos por la CIA a sus agentes fue una práctica habitual de esa institución del espionaje estadounidense a lo largo de años.

El documento en cuestión indica, además, cuáles deben ser las tácticas y estrategias para generar un ambiente intelectual antimarxista a partir de influenciar a los intelectuales posmarxistas y a los críticos del Partido Comunista francés.

La CIA constata en su análisis que «durante las protestas de mayo-junio de 1968 […] muchos estudiantes marxistas miraban hacia el PCF para liderazgo y la proclamación de un gobierno provisional, pero la dirección del Partido Comunista Frances  trató de aplacar la revuelta obrera y denunció a los estudiantes como anarquistas».

Fue a partir de ese momento cuando apareció en Francia la corriente llamada de los «Nuevos Filósofos» que, desilusionados con la izquierda, «rechazaron su alianza con el PCF, el socialismo francés, y las premisas básicas del marxismo».

La cuestión es que la CIA consideraba a la nueva hornada de intelectuales“posmarxistas” como más rentables para sus propósitos en su batalla ideológica contra el socialismo, que  aquellos otros sectores de la intelectualidad francesa, como Raymond Aron, que habían perdido su prestigio por su indisimulado apoyo al fascismo durante la Segunda Guerra Mundial

MARC BLOCH, LUCIEN FEBVRE Y FERNAND BRAUDEL

No ocurría lo mismo con aquellos otros intelectuales, considerados como“demócratas” e, incluso, como “marxistas independientes” .

Estos últimos resultaron ser infinitamente más útiles en su crítica al comunismo que la antigua  intelectualidad  gala, ampliamente desprestigiada y enfangada por sus compromisos con el gobierno de Petain y su colaboración con los nazis.

Con toda clarividencia, el documento de la CIA -cuyo original adjuntamos a este artículo – constata un hecho realmente significativo, que recoge Pablo Pozzi   del documento descatalogado :

 «Entre los historiadores franceses de la posguerra, la influyente escuela vinculada con Marc Bloch, Lucien Febvre y Fernand Braudel ha avasallado a los historiadores tradicionales marxistas. La escuela de Annales, como es conocida por su principal publicación, ha dado vuelta la investigación histórica francesa, principalmente desafiando primero, y rechazando después, las teorías marxistas del desarrollo histórico. Si bien muchos de sus exponentes pretenden que están dentro “de la tradición marxista”, la realidad es que solo utilizan el marxismo como un punto crítico de partida […] para concluir que las nociones marxistas sobre la estructura del pasado –de relaciones sociales, del patrón de los hechos, y de su influencia en el largo plazo– son simplistas e inválidas.»

«En el campo de la antropología, la influencia de la escuela estructuralista vinculada con Claude Lévi Strauss, Foucault y otros,ha cumplido esencialmente la misma función. […] creemos sea probable que su demolición de la influencia marxista en las ciencias sociales perdure como una contribución profunda tanto en Francia como en Europa Occidental.»

No deja de resultar curioso que el documento de la CIA, ahora descatalogado, agradezca de paso a Foucault y a Lévi Strauss  que recuerden las sangrientas tradiciones de la Revolución Francesa» y que el objetivo de los movimientos revolucionarios no era tanto la profunda transformación social y cultural de una sociedad, sino más bien el poder. 

Consecuentemente, según el documento, la teoría francesa posmarxista realizó una contribución inapreciable al programa cultural de la CIA, que intentaba mover a los intelectuales de izquierda hacia la derecha, mientras desacreditaban el anti imperialismo y el anti capitalismo, permitiendo la creación de un ambiente intelectual donde sus proyectos podían ser llevados a cabo sin ser molestados por un serio escrutinio intelectual.

La verdad es que el documento que nos está sirviendo de referencia, no es novedoso.  Ya la investigadora británica Frances Stonor Saunders indicó en su voluminoso y documentado  libro La CIA y la Guerra Cultural “,  cuáles eran las   armas que la inteligencia americana utilizaba en su batalla ideológica en contra del socialismo.

La propia Stonor Saunders indicaba que la CIA tenía más preferencia por los “marxistas reconvertidos” que por aquellos intelectuales caracterizados por su conservadurismo ideológico o por sus posiciones políticas derechistas.

Y otro dato interesante. La promoción pública de este tipo de intelectuales contó siempre con abundantes recursos económicos, compromisos editoriales, medios de comunicación y dignidades académicas, casi todos ellos cocinados en los laboratorios de la CIA.

El documento describe cómo fue que las obras de personajes como André Glucksmann y Bernard Henri Levy, llegaran a convertirse en auténticos best sellers mundiales.

La Agencia de inteligencia norteamericana  adquirió, por ejemplo, miles de ejemplares de las obras de Hannah Arendt, Milovan Djilas, y Isaiah Berlin para su posterior promoción .

Cuenta Pozzi en su artículo que las citadas regalías fueron completadas con viajes, becas, subsidios, y una cantidad importante de seminarios internacionales destinados a promover tanto la visión de Annales como el estructuralismo de Claude Lévi Strauss.

Pablo Pozzi  concluye que cuando   los intelectuales de izquierda no encontraban recursos para hacer avanzar o publicar sus investigaciones, se les trataba de forzar a aceptar el orden establecido, a través de la adopción de  modas intelectuales hegemónicas, que les permitiera la posibilidad de encontrar un empleo. En opinión de Pozzi , el resultado de esta componenda fue el debilitamiento del pensamiento de izquierdas.

Pero, transcurridas décadas después de  aquellos pasajes bochornosos de la historia de la intelectualidad “progresista” europea , ¿alguien se atrevería a  asegurar que  aquello  solo fue un trágico recuerdo del pasado?

EL EXTENSO LIBRO DE FRANCES STONOR SAUNDERS  “LA CIA Y LA GUERRA FRÍA CULTURAL”  SE PUEDE DESCARGAR  GRATUITAMENTE PULSANDO AQUÍ

http://canarias-semanal.org/not/20591/la-cia-descataloga-los-documentos-de-su-colaboracion-con-intelectuales-progresistas-/


Esta mañana sesionó en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba, el Consejo Nacional de la Asociación Hermanos Saíz.

Presidido por el Ministro de Cultura Abel Prieto, los jóvenes artistas y escritores se pronunciaron en contra del discurso del presidente norteamericano Donald Trump.



Vamos a improvisar. No hay reglas” –cuenta riendo Oliver Stone en los primeros planos de la película “The Putin Interviews”, justo después de unos títulos de crédito con matrioshkas y la hoz y el martillo.

NINGUNO DE LOS DOS PERSONAJES REPRESENTA A LA IZQUIERDA, PERO SON MIL VECES MÁS NECESARIOS PARA LA PAZ Y LA VERDAD QUE ESOS MILES DE PRESUNTOS PROGRESISTAS DE BILDU-ERC-IU-PSOE-CLUB DE FANS DE PABLITO

El rodaje de la película, en la que el famoso director estadounidense, autor de más de 25 películas y documentales, habla con Vladímir Putin sobre política y sobre la vida en general, ha durado un año, desde diciembre de 2015 hasta febrero de 2017.

Durante todo este tiempo, el director y el presidente de Rusia han tenido tiempo de hablar de muchas cosas. Se han presentado ya dos de los cuatro capítulos.

La película comienza con una conversación entre Stone y Putin sobre la juventud del presidente. Hijo de un mecánico que participó en la Gran Guerra Patria (como llaman en Rusia a la Segunda Guerra Mundial), Putin reconoce que no era un niño obediente, creció básicamente en la calle.

El presidente recuerda que el judo tuvo una gran influencia en su educación: “Este deporte comenzó a cambiar mi vida a mejor”. Lo más importante que le enseñó el judo, según el político, fue la flexibilidad, la capacidad de ceder en algo si ello puede llevarte a la victoria.

En la entrevista de Stone, Putin reconoce que su sueño desde joven era trabajar en el KGB y que entró en la facultad de derecho de la Universidad de Leningrado con este objetivo.

La caída de la URSS y los duros años 90

Putin comenta con Stone su famosa frase acerca de que la caída de la URSS fue la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX: el presidente admite que el sistema soviético funcionaba mal y que había necesidad de un cambio, pero añade que los errores en las reformas tuvieron unas horribles consecuencias.

El sistema de seguridad social se vino abajo, sectores enteros de la economía colapsaron, el sistema sanitario también se destruyó por completo”, prosigue Putin.

Además, 25 millones de rusos se vieron fuera de su país de la noche a la mañana, y el país acabó al borde de una guerra civil.

En 1996 Putin (que a principios de los 90 fue asistente del alcalde de San Petersburgo) se mudó a Moscú y varios meses después pasó a dirigir el Servicio Federal de Seguridad (FSB).

En 1999 Borís Yeltsin, el primer presidente de Rusia, escogió a Putin como su primer ministro y sucesor.

No sé por qué me escogió Yeltsin”, asegura Putin. Le costó un tiempo aceptar la oferta de ocupar el cargo de primer ministro, y después de hacerlo pasó mucho tiempo temiendo que Yeltsin cambiara de opinión.

Putin temía sobre todo por sus hijos, según él mismo reconoce, le preocupaba no poder protegerlos si algo sucedía y si su vida se veía amenazada.

Putin recuerda a Yeltsin con respeto, lo describe como un hombre que nunca tuvo miedo de asumir su responsabilidad, y añade que este era uno de sus puntos fuertes.

Además, no desmiente la réplica de Stone acerca de los problemas que el primer presidente ruso tenía con el alcohol: “Por qué ocultarlo, eso también lo tenía”.

La desconfianza de EE UU y la OTAN

Durante una de las últimas visitas del presidente de EE UU Bill Clinton a Rusia, Putin, cuyo mandato acababa de empezar, declaró medio en broma que quizás Rusia entraría en la OTAN.

Clinton dijo: ‘Bueno, yo no tengo nada en contra’, pero toda la delegación estadounidense se puso muy nerviosa – recuerda el presidente. Putin asegura que EE UU impone su voluntad a la OTAN y que por ello jamás permitiría que Rusia, un país con una opinión independiente, entrara en la Alianza.

En la conversación con Stone, Putin repite algo que ha declarado en numerosas ocasiones: las discrepancias entre Rusia y Occidente se deben a la reticencia de EE UU, el país más importante del mundo occidental, a iniciar el diálogo con Rusia.

Putin asegura que EE UU se considera como la única gran potencia mundial y que esto provoca la proliferación de un pensamiento imperialista y una política exterior más agresiva. “Esto lleva a fallos y problemas”, opina el político ruso.

La guerra de Chechenia fue un claro ejemplo en el que EE UU actuó en contra de su propia retórica, en contra Rusia.

Entonces, según opina el presidente, algunos influyentes círculos de Washington apoyaron a los separatistas chechenos no solo de forma política, sino también económica: el presidente asegura tener pruebas que en su momento compartió con el presidente George Bush.

La polémica ley sobre propaganda homosexual

No tenemos ninguna limitación o represión por motivo sexual. Es más, muchas personas declaran abiertamente su orientación sexual no tradicional. Mantenemos el contacto con ellos. Muchos logran un gran éxito en sus carreras profesionales e incluso reciben premios estatales”, dijo.

Se refirió también a la polémica ley de propaganda homosexual que fue aprobada en 2013. “Su lógica es dejar que los niños crezcan en un ambiente tranquilo, sin incidir en su conciencia”, afirmó.

“Ya cuando crezca, puede decidir libremente cómo hacer su vida, incluida la sexual. Desde el momento en que (un menor) se convierte en mayor de edad, no hay ningún tipo de restricción”, señaló Putin.

Enfrentar a Rusia con Ucrania e “impedir por todos los medios el acercamiento” entre esos dos países es un objetivo estratégico en la política de Estados Unidos en la región, denunció el presidente ruso, Vladímir Putin, en el documental Entrevista con Putin del director estadounidense Oliver Stone.

EE UU y el espacio postsoviético

“Desde el punto de vista de esa estrategia, respaldar a los elementos radicales en Ucrania garantiza el éxito. De esta forma, los que lo hicieron han logrado su objetivo de forma impecable”, dijo Putin.

El presidente ruso también se refirió a la guerra entre Rusia y Georgia de 2008 y a la posible intervención de EE UU.

“No lo sé con seguridad, pero creo que (el entonces presidente georgiano, Mijail Saakashvili) jamás se habría atrevido a semejante provocación por sí mismo”, señaló al referirse al envío de tropas a Osetia del Sur.

Putin no ocultó su sorpresa cuando”vio que los medios occidentales culpaban a Rusia de la agresión” a Georgia.

“Millones de personas en todo el mundo se lo creyeron. Incluso después de que el señor Mijail Saakashvili declarara públicamente que había ordenado a sus tropas iniciar esa acción”, recordó.

La guerra concluyó con la victoria de las tropas rusas y el reconocimiento por Rusia de Osetia del Sur y también de Abjasia como estados independientes.

https://es.rbth.com/pol%C3%ADtica-y-sociedad/politica/2017/06/14/putin-cara-a-cara-con-oliver-stone_782237


El director de cine estadounidense Oliver Stone ha compartido sus impresiones tras entrevistar al presidente ruso, Vladímir Putin.

Después de pasar 19 horas con el mandatario a lo largo de 2 años, Stone ha preparado cuatro capítulos con las diferentes conversaciones que sostuvieron y que se estrenan estos días en EEUU.

Por su indudable interés dejo unos fragmentos de las charlas entre Stone y Putin, aunque con susbtítulos en inglés. En la primera habla sobre las actividades de la OTAN y en la segunda, define a John Mc Cain, al que dice “admirar por su patriotismo”.

 


Mucho se ha escrito sobre las huellas dejadas por el libro ‘Cien años de soledad‘ y el disco ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band‘, en sus ámbitos de influencias.

“LA ÚNICA NOSTALGIA COMÚN QUE UNO TIENE CON SUS HIJOS SON LAS CANCIONES DE LOS BEATLES” (Gabriel Garcia Márquez)

Pero se ha escrito menos sobre los puntos de coincidencia entre la cuarta novela de Gabriel García Márquez y el octavo disco de estudio de Los Beatles, lanzados ambos hace 50 años por estas fechas.

El 30 de mayo de 1967 la editorial Sudamericana publicó en Buenos Aires ‘Cien años de soledad‘; dos días después, el 1º de junio, salió en el Reino Unido el ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band‘.

La cercanía de sus apariciones apenas sería una coincidencia fortuita si otros detalles, extraños a las atingencias temporales, no atrajeran la atención.

La alusión a la soledad en sus títulos es uno de ellos, la soledad nacida de la falta de amor en la familia Buendía, la soledad como preocupación existencial a la que se le canta en el disco:

“¿Qué es lo que hago cuando mi amor está lejos? ¿Te preocupa estar sólo?  ¿Cómo me siento al final del día? ¿Estás triste porque estás sólo?”

(‘With a little help from my friends‘).

O el aliento surreal de ‘Lucy in the Sky with Diamonds‘:

“Imagínate en una barca en un río, con árboles de mandarinas y cielos de mermelada”—, el mismo aliento que palpita con naturaleza cotidiana en cada página de ‘Cien años de soledad’, bajo el nombre de realismo mágico.

O las muchas interpretaciones que merecieron tanto la portada del ‘Sgt. Pepper’s’ (el mito de la muerte de Paul McCartney en 1966 tiene en ella uno de sus pilares), como la diseñada para la segunda edición de la novela de García Márquez por el artista mexicano Vicente Rojo, quien invirtió la ‘E’ de ‘soledad’ para evidenciar el caos narrativo de la historia y desató las más disímiles conjeturas por ello.

(Hasta se ganó la queja de un librero, valga la digresión, que se puso a recortar y enderezar a mano, en libros ya impresos para la venta, lo que consideró un error de tipografía no advertido).

Otro ejemplo pertinente de coincidencias sería el hecho de que las dos obras —paridas por la posmodernidad, de ahí el carácter polifónico de ambas y el gusto por el pastiche y la apropiación— comparten pareja vocación por difuminar las fronteras establecidas entre lo culto y lo popular.

Para el ‘Sgt. Pepper’s’, Los Beatles recabaron la colaboración de cuarenta músicos clásicos; con ‘Cien años de soledad’, García Márquez logró escribir una novela ‘seria’ que se convirtió en un éxito de masas, una novela mayor que “se vende en todas partes como salchichas calientes”, para decirlo con palabras del propio autor.

En materia de recursos artísticos, el empleo de la narración enmarcada es un procedimiento compartido por ambas obras.

Se trata de una técnica en la que se incluyen uno o más relatos en el cuerpo de la narración principal, al estilo de ‘Las mil y una noches’, por citar uno de sus exponentes más conocidos, que es a la vez una influencia evidente en ‘Cien años de soledad’.

Si en la novela de García Márquez muchas historias emanan del relato principal sobre la familia Buendía —entre ellas, digamos, “la increíble y triste historia” que se cuenta en un par de páginas sobre “la cándida Eréndira y su abuela desalmada”—, en el ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’, el segundo tema, ‘With a little help from my friends‘, deriva de la primera canción (que da nombre al disco) y en la cual se presenta al ficticio Billy Shears como intérprete, junto a su banda, de ese y los demás temas del disco.

Algo de metaficción hay en todo ello, pues se hace consciente al oyente del carácter ficcional de la propuesta, como mismo ocurre en la novela del escritor colombiano y premio Nobel de Literatura con la inclusión de personajes salidos de las ficciones de otros autores: el Víctor Hugues del cubano Alejo Carpentier, el Lorenzo Gavilán del mexicano Carlos Fuentes y el Rocamadour del argentino Julio Cortázar.

A niveles más puntuales de coincidencia se pueden señalar las similitudes entre los personajes de una y otra obra.

En ‘She’s Leaving Home‘, sexto tema de la cara A del disco de Los Beatles, Lennon y McCartney refieren la historia de una joven que huye de su casa un “miércoles a las cinco de la madrugada” tras dejarle una nota a sus padres “con la esperanza de que lo explique todo”.

Inspirada, al parecer, en la historia verídica de una chica llamada Melanie Coe, la esencia de la misma se replica en la anécdota de una joven que en la vida real se fuga con su novio también en la madrugada y que transpone García Márquez, en clave de realismo mágico, en la historia de la ascensión al cielo de Remedios la Bella.

La misma clave que serviría para descubrir a William Kite —el artista circense mencionado en un afiche del siglo XIX que inspiró a Lennon para componer ‘Being for the Benefit of Mr. Kite!‘— como uno más de la tribu de gitanos trotamundos que llevaron el hielo a Macondo “como una simple curiosidad de circo” y con los que se fugó aún adolescente José Arcadio Buendía.

Y si McCartney retomó una canción compuesta en su adolescencia llamada ‘When I was about 15‘ —”una de esas canciones que siempre están a la mitad, y que pasa el tiempo y siguen en ese estado”, según dijera Lennon, una canción que Los Beatles tocaban cuando aún no llevaban ese nombre— y la incluyó en el ‘Sgt. Pepper’s’ rebautizada como “When I’m Sixty-Four“, no se debe olvidar que según el propio García Márquez empezó a escribir “Cien años de soledad” a los 18 años bajo el título de ‘La casa’, pero la abandonó por no contar con las herramientas de literato necesarias para llevar a buen puerto aquel proyecto.

En la nota escrita por García Márquez a raíz del asesinato de John Lennon (“Sí: la nostalgia sigue siendo igual que antes”, 16 de diciembre de 1980), el colombiano recuerda que en 1963 oyó “por primera vez de un modo consciente una canción de Los Beatles” y descubrió “que el universo estaba contaminado por ellos”.

Lo que nunca vislumbró, quizás porque forma parte de esos azares tan venturosos que tiene el arte, es que su novela cumbre y el álbum más celebrado del cuarteto inglés iban a compartir parejo destino de publicación y trascendencia.

Algo de ese destino compartido habría podido intuirlo en el rechazo inicial de su novela por parte de la editorial Seix Barral, que no dista mucho, por la magnitud del desacierto, del que en su momento sufrieron Los Beatles por parte de la discográfica Decca Records.

Por demás, seguro estoy de que una puesta al día de la icónica portada del ‘Sgt. Pepper’s’ no podría dejar de incluir a Gabriel García Márquez en su galería de personajes famosos y una edición cualquiera de ‘Cien años de soledad’ entre los disímbolos objetos que en ella aparecen, quizás porque “la única nostalgia común que uno tiene con sus hijos —García Márquez dixit— son las canciones de Los Beatles“.

…Y la lectura deslumbrante y gozosa de ‘Cien años de soledad’, me atrevería a concluir yo.


El flamenco conmemora la Revolución en la URSS, por primera vez en la historia musical española, en un disco titulado “1917” con letras inspiradas en poemas de Lenin y Mayakovsky entre otros.

“Las efemérides sirven para que uno se reconozca y entienda el momento histórico que vive. Es muy complicado meter a Mayakovsky por marianas y a Lenin por trillas. Esto es 1917, que cada uno haga lo que quiera”, admite a RT, consciente del reto, Joaquín Recio, alma máter de Atrapasueños, la cooperativa andaluza a la que se debe el nacimiento del disco ‘1917’.

Un homenaje flamenco protagonizado por la poderosa voz del cantaor sevillano Manuel Romero y la virtuosa guitarra de Eduardo Rebollar. Una sentida celebración desde las entrañas de Andalucía, en el sur de España, del centenario de la Revolución rusa  (y las demás).

Se trata de la primera vez que el flamenco y la lírica de diversos intelectuales revolucionarios se funden. Un disco pionero en la historia musical española que se rinde a unos hechos que cambiaron el mundo.

Entre los autores que este cantaor de la Sierra Sur sevillana, curtido en la potente fragua del cante, ha hecho flamencos, se encuentran, además de los rusos Lenin y Mayakovsky, el inglés Shelley, el alemán Bertolt Brecht, el vietnamita Ho Chi Minh o los españoles Javier Egea, Moreno Galván y el hispano-uruguayo Quintín Cabrera.

SEGUIR LEYENDO

Origen: Lenin se hace flamenco: Homenaje andaluz a la Revolución rusa en su centenario – RT


El Metro de Moscú es uno de los símbolos más representativos de la capital rusa. Orientarse en él resulta más fácil de lo que parece, debido a las numerosas indicaciones existentes en las estaciones, así como a la megafonía en inglés con la que cuentan los vagones.

A %d blogueros les gusta esto: