Category: DEMOCRACIA



En el marco del comienzo del Ejercicio Militar Soberanía Bolivariana 2017, decenas de miles de personas se movilizaron hasta el Patio de Honor de la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela.

Hombre y mujeres, jóvenes y niños, personas de edad avanzada, se reunieron en ese lugar de Caracas, para participar en una serie de ejercicios cívico-militares convocados por el presidente Nicolás Maduro.

El pueblo respondió en masas, como demostración del interés de la ciudadanía en plantarse frente a las amenazas del gobierno estadounidense de aplicar sanciones contra el país o usar la fuerza tras haberse instalado la Asamblea Constituyente.

Decenas de cultores y trabajadores del Ministerio de la Cultura se incorporaron en las Brigadas de Milicianos Culturales “Luis Villafaña”, que contaron con el liderazgo de la ministra Alejandrina Reyes.

“Aquí está un pueblo en resistencia pero un pueblo feliz, que se niega a perder su identidad y su soberanía”, señaló en declaraciones para Venezolana de Televisión. Señaló que “nunca se habían visto generales junto a obreros, campesinos, todos en una sola marcha en defensa de este proceso bolivariano”.

“¡Ellos no saben lo que hicieron!”, dijo Reyes en referencia al gobierno estadounidense. “Activaron la dignidad de un pueblo, que se niega a entregar los logros de esta revolución”.

En el patio de la Academia Militar, miles de personas participaron en diferentes técnicas de entrenamiento, como el uso del fusil, sanidad militar, pasaje de cancha de obstáculos y técnicas de camuflaje.

El jefe de gobierno del Distrito Capital, Antonio Benavides Torres, indicó que “aquí está la mayor cancha de entrenamiento militar de Venezuela. El pueblo está volcado para efectuar toda una serie de entrenamientos necesarios para que nuestro pueblo defienda su soberanía”.

“Entre el ente militar y civil llevamos la defensa estratégica de Caracas. Aquí activamos el ejercicio y el pueblo se organizó con su Fuerza Armada, y activamos la Organización de Defensa Integral para tomar las medidas necesarias preventivas para que el pueblo se prepare para la defensa de Caracas”, expresó.

Por su parte, el dirigente revolucionario Darío Vivas señaló que “el pueblo de Venezuela demostró que quiere vivir en paz, en democracia participativa y protagónica, y apoyando a Maduro, y quiere participar en la producción de la patria”.

Agregó que estos ejercicios muestran al mundo que el pueblo venezolano con alegría y conciencia defenderá su patria.

Anuncios

En pos de animar el sector agropecuario de la Isla e incentivar a quienes hacen producir la tierra que nos da de comer, el Consejo de Ministros aprobó recientemente modificaciones en la política para la entrega en usufructo de tierras estatales ociosas.


La que fuera Canciller de la República Bolivariana, Delcy Rodríguez, fue juramentada como presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, mientras que como vicepresidente fue nombrado Aristóbulo Istúriz; como segundo vicepresidente Isaías Rodríguez; como secretario Fidel Vázquez y como subsecretaria Carolis Pérez.

Enhorabuena al noble pueblo de Venezuela por ese paso gigante hacia la paz, por la valentía demostrada al ejercer sus derechos electorales, pese a que la ultraderecha continuará cometiendo atentados y la Mafia Mediática y los gobiernos neoliberales apoyen la violencia y el golpe de estado como únicas medidas “democráticas”.

Una vez instalada de manera oficial la sesión de la Asamblea Nacional Constituyente, la presidenta Delcy Rodríguez juramentó a los 545 constituyentistas incluidos.

En su primera intervención, destacó y agradeció la labor del presidente Nicolás Maduro como convocante a la ANC para otorgar el poder al pueblo.

Recordó también el contexto en el que el Comandante Hugo Chávez activó la Asamblea Constituyente de 1999, para destacar que pese a los intentos de acallar la voz del pueblo venezolano, no hay forma de detener al pueblo soberano.

Como bien dijo Rodríguez en su discurso “No hay quien pueda detener al pueblo soberano”.



En España cada día más de 101 familias pierden su casa debido a los desahucio por la crisis económica que desde hace años ha impactado la vida de los ciudadanos.

Las promesas de alcaldesas como Ada Colau en Barcelona y Manuel Carmena en Madrid (ambas, “presuntas progresistas”), asegurando que los desahucios iban a pararse o, al menos, mitigarse, no se han cumplido, ni se harán realidad, pero en las campañas electorales, valen todas las patrañas.



Dijo Yorgos Mitralias (periodista griego) “Cuando los de arriba declaran la guerra social a los de abajo, la democracia se convierte en un lujo reservado a la oligarquía… pero también en un grito de guerra de los oprimidos”.

Más allá de esta frase tan bien formulada debo agregar que, para que se produzca tal conversión, primero se requiere que haya democracia, como tampoco puede hablarse de su decadencia cuando no existe, cuando ni siquiera ha sido escrita esa palabra, en ningún precepto constitucional.

Y entonces, sólo constituye un engaño, a voces. Nuestra Carta Magna, así como tantas otras copiadas de otros países dominantes, hablan de república representativa y no de democracia, de manera que no nos confundamos.

Muy diferente fue el sistema griego que, precisamente, fue el que se pretendía combatir con estas Constituciones, que rezan “ el pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes”.

Una verdadera falacia, porque Grecia pudo demostrar por más de 200 años, que el pueblo deliberaba y gobernaba, con representantes que debían hacer lo que ellos decidían.

Tenemos una Constitución, cuya parte dogmática preserva los derechos oligárquicos, o sea, de desigualdades incomprensibles, que consagró el poder del Ejército, la influencia de la Iglesia Católica, el poder de la propiedad privada para asegurar las grandes extensiones de tierras que fueron arrebatadas a los pueblos originarios, por los piratas empresarios y capitalistas de la época, que también llegan hasta nuestros días a través de sus descendientes.

Todo ello explica la inserción de las fuerzas políticas que nos han gobernado desde entonces, materializadas en el clásico bipartidismo, es decir, una derecha retrógrada, autoritaria, trasnochada y una “izquierda” timorata, que bajo el pretexto de la crisis económica, no han hecho más que caminar en la misma dirección.

Hay que decir que, en el desmontaje del Estado del Bienestar, se produce la privatización de los grandes sectores económicos estratégicos y las limitaciones en los derechos fundamentales y las libertades públicas. Todos somos, sin duda, mercancías de políticos y banqueros.

Así comienza el funcionamiento de los 3 Poderes, supuestamente, establecidos como independientes y soberanos, pero que se van transformando en otra cosa.

El Poder Judicial, se convierte en una Dinastía Superior, ya que sus decisiones son libres y su actuación se hace perpetua en el tiempo, cuasi como una Monarquía. Sin embargo, pueden ser presionadas por los otros poderes.

El Legislativo que amenaza con el Juicio Político y el Ejecutivo que presiona a los dos anteriores. Ninguno puede ser independiente. El derecho al veto del Ejecutivo, es otro engendro inconcebible.

Además, los poderes republicanos no responden al pueblo sino a los partidos políticos, a que pertenecen. Otra cosa increíble: ¿No deberíamos votar a los ministros?

Claro, así no nos pasaría, lo que nos sucede en la Argentina de Mauricio Macri, donde el presidente vacaciona mientras sus Ministros nos hunden en un pantano, sin resurrección.

Como dije, nuestro sistema es una república representativa, palabrita en donde radica la trampa, porque no ha sido ni república ni representativa del pueblo que vota, sino de los partidos que se ubican entre los representantes y representados.

Las grandes formaciones políticas desconocen los verdaderos anclajes de una democracia real, tales como la democracia participativa, la democracia decisoria, la democracia revocatoria, o la democracia económica, por citar sólo algo.

Cuando las fuerzas políticas emergentes plantean cambios constitucionales profundos, en seguida son subliminalmente ignorados por las grandes fuerzas políticas, ancladas en el búnker y la dependencia hacia los poderes económicos que las mantienen.

De la Constitución se hace hoy una sola lectura, interesada, parcial, limitada y unidimensional, conservadora y con partes rígidas, que no permiten que podamos disfrutar de un marco constitucional que avance en la consecución y el desarrollo de muchos buenos principios que se contienen en ella.

Sin ir más lejos, habría que desarrollar no sólo las características para un marco de convivencia federal, o de respecto a la plurinacionalidad del Estado, sino también recoger todos los derechos humanos emergentes, y desarrollarlos mediante normativas que los consagraran y protegieran.

Ya no disfrutamos de una educación pública con prestigio, ni de una sanidad universal y gratuita, porque pretenden aniquilar el sistema público, ya que primero lo degradan, premeditadamente, no hay peor cosa, dicen, que la salud y la educación pública, luego aparece el negociado de la educación y la salud privada, que aparte de ser muy costosas, son de inferior calidad que las públicas, pero nadie lo sabe, ya que creerán en la publicidad del desprestigio, y pensarán que el dinero es para hacerlas mejor, de todo aquello que es gratis.

Aniquilan el sistema de pensiones, empobreciendo gradualmente a los presentes y futuros pensionistas. Si a ello le sumamos la ausencia de redes públicas de protección social, los despidos, el paro galopante, la precarización laboral, el endurecimiento de las prestaciones por desempleo, y los índices crecientes de pobreza, llegamos a la conclusión de que “lo social” es una ilusión en nuestros países.

Por otra parte, la corrupción política e institucional acampa a sus anchas, constituyendo nuestra decadente realidad cotidiana.

Asimismo, el Estado de Derecho deja mucho que desear, habiéndose instalado la percepción ciudadana de que la Justicia no es igual para todos, de que cada vez está más politizada, y de que las estructuras del Poder Judicial favorecen de forma descarada a los más poderosos.

El Estado de Derecho se ha convertido más bien en un Estado policial y represivo, recordándonos los viejos comportamientos de épocas anteriores de nuestra historia.

La criminalización de las movilizaciones ciudadanas, así como de las legítimas protestas de los sectores más desfavorecidos, están poniendo de manifiesto que la lucha de clases se ha vuelto más cruenta que nunca.

Evidentemente, los moldes democráticos se resienten con todos estos factores en su contra, que son los que precisamente determinan la potencia y autenticidad de una democracia real.

Necesitamos por tanto desarrollar un nuevo Proceso Constituyente que deje atrás esta “democracia, que no lo es”, que reconozca la legitimidad constituyente del pueblo.

Una nueva Constitución para un nuevo proyecto de país, para una democracia verdadera, amplia, total y completa, comprometida con los intereses de la inmensa mayoría social, hoy día secuestrados por un Estado condicionado por los espurios intereses de las grandes empresas transnacionales y de los poderes financieros.

Y es que hoy, seguimos incumpliendo con total descaro leyes, convenios, tratados y normas internacionales (sobre derechos humanos, sobre torturas, sobre memoria histórica, etc., y sin embargo, aquí no pasa nada.

Vivimos en una sociedad que aún no ha llegado a comprender que no podemos tener democracia verdadera, si aún tenemos gente enterrada en fosas comunes, o a ciudadanos que aún siguen buscando su identidad o si la gente es torturada en dependencias policiales o detenida, procesada y encarcelada por defender las luchas y conquistas obreras, los derechos humanos, la paz o la justicia, o si no se les garantiza a las personas la satisfacción de sus necesidades básicas.

No podrá existir democracia mientras las fuentes de trabajo y de vida sigan siendo potestad y propiedad de una minoría.

En definitiva, no podemos afirmar que disfrutamos de un sistema democrático si aún poseemos todas estas carencias sociales. Por eso , señores: ¿De qué democracia me hablan?

normaef10@hotmail.com


Que la mayor parte de los diarios occidentales hayan dedicado primeras planas a la primera victoria del partido Francia en Marcha, utilizando titulares  como “Macron robustece su liderazgo“, “El Efecto Macron“, “La Ola Macron” o “Macron arrasa” causan más risa que deseos de seguir leyendo, ante la debacle de la democracia representativa que atraviesa la patria de la Revolución de 1790.

El descaro y la gilipollez periodísticas parece que caminan sin freno, hacia el mismo final que el de esa clase de elecciones amañadas desde los medios de comunicación, por órdenes de la banca privada y el gran empresariado, que en definitiva (para eso existe Bilderberg) son las cloacas doradas de donde parten las “orientaciones” hacia los votantes, convertidas en presencia constante en los medios del Delfín de François Hollande, ex presidente que ha enterrado al Partido Socialista francés.

En cualquier consulta donde el número de electores/as es tanta como en el vecino país (47 millones), la probabilidad de que un solo voto afecte al resultado final es tan baja como la de que Cristiano Ronaldo celebre un gol con cierto grado de humildad.

En los países europeos, dotados de leyes que castigan a los partidos pequeños, se prioriza a los grandes colectivos y se distribuyen de forma aviesa los votos, utilizando normas proporcionales tan injustas e ilegítimas como la D’Hont.

Resulta lógico que ante ese escenario y tras veinte lustros experimentando la forma de que la democracia beneficie, no al pueblo, sino a quienes detentan el poder económico, se debata lo que los expertos llaman “la teoría de la elección racional“, ya que racionalmente, una persona dotada de una inteligencia media debería no votar.

Item más. En ese juego en el que se ha convertido la democracia representativa, aplicando la lógica más elemental (que demuestra que un voto no cambia nada),  la participación en elecciones en grandes países debería ser cero.

Volviendo al fracaso de estos comicios en Francia, los medios hegemónicos olvidan voluntariamente que 25 millones de ciudadanos/as, por vez primera en la historia de unas elecciones legislativas, han demostrado que la racionalidad es mayoritaria.

A la insólita abstención del 51’29%  se une otro hecho singular. De los 22 millones que cumplieron su “compromiso político”, tan sólo 7 y medio optaron por Francia en Marcha.

Una Marcha bastante pobre, a tenor de un dato apabullante: el partido de Macron detentaría la mayoría absoluta de la Asamblea Nacional, contra la voluntad de 39 millones y medio de paisanos/as. A eso le llaman democracia.

Una palabra que en boca de Macron o Rajoy, Sánchez o Iglesias, Trump o May, Rufián o Rivera, resulta despreciable.

Ojalá ese desdén hacia las urnas gane adeptos, hasta que la democracia participativa se imponga por pura racionalidad y sentido común.


¿De qué estamos hablando cuando reclamamos la democratización de la comunicación y de la información? ¿Hablamos solo de redistribución de frecuencias radioeléctricas para garantizar el derecho humano a la información y la comunicación?

EL MUNDO CAMBIA SÍ, PERO EL TEMA DE LA COMUNICACIÓN, DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL, SIGUE SIENDO FUNDAMENTAL PARA EL FUTURO DE LA VERDADERA DEMOCRACIA

¿De qué forma la redistribución equitativa de frecuencias —éstas patrimonio de la humanidad— entre los sectores comercial, estatal o público, y popular (comunitario, alternativo, etc.) puede garantizar la democratización de la comunicación e impedir la concentración mediática?

A veces pienso que nos instan, nos empujan a pelear en campos de batalla equivocados o perimidos, mientras se desarrollan estrategias, tácticas y ofensivas en nuevos campos de batalla.

El mundo avanza, la tecnología avanza… y pareciera que nosotros —desde lo que llamamos el campo popular— seguimos aferrados a los mismos reclamos, reivindicaciones de un mundo que ya (casi) no existe.

El mundo cambia sí, pero el tema de la comunicación, de los medios de comunicación social, sigue siendo, como en 1980 cuando el Informe Mc Bride, fundamental para el futuro de nuestras democracias.

El problema de hoy es la concentración oligopólica: 1500 periódicos, 1100 revistas, 9000 estaciones de radio, 1500 televisoras, 2400 editoriales están controlados por sólo seis trasnacionales. Pero ese no es el único problema.

Hoy los temas de la agenda mediática tienen que ver con la integración vertical de proveedores de servicios de comunicación con compañías que producen contenido, la llegada directa de los contenidos a los dispositivos móviles, la trasnacionalización de la comunicación y su cortocircuitos con los medios hegemónicos locales, los temas de la vigilancia, manipulación, transparencia y gobernanza en internet, el “ruido” en las redes y el vídeo como formato a reinar en los próximos años.

Estos son, hoy en día, juntos al largamente anunciado ocaso de la prensa gráfica y la vigencia de la guerra de cuarta generación y el terrorismo mediático, los vértices fundamentales para reflexionar sobre el tema de la democracia de la comunicación, mirando no hacia el pasado, sino hacia el futuro que nos invade.

Hipotéticamente, si realmente en nuestra región, el 33% de las frecuencias fueran concedidas a los medios populares, ¿quién abastecería de contenidos a tal cantidad de canales y radios?

Entonces, ¿de qué estamos hablando cuando reclamamos la democratización de la comunicación y de la información?

Los que controlan los sistemas de difusión, cada vez más inalámbricos, satelitales, eligen, producen y disponen cuáles serán los contenidos, en una planificada apuesta por monopolizar mercados y hegemonizar la información-formación del ciudadano.

¿Adiós televisión? Controlar los contenidos

Pasaron 140 años desde que Alexander Graham Bell utilizó por primera vez su teléfono experimental para decirle a su asistente de laboratorio: “Señor Watson, venga, quiero verlo“. Su invención transformaría la comunicación humana y el mundo. La empresa creada por Bell creció hasta transformarse en un inmenso monopolio: AT&T.

El gobierno estadounidense consideró luego que era demasiado poderosa y dispuso la desintegración de la gigante de las telecomunicaciones en 1982… pero AT&T ha regresado, anunciando la adquisición de Time Warner, una de las principales compañías de medios de comunicación y producción de contenidos a nivel mundial, para conformar así uno de los más grandes conglomerados del entretenimiento y las comunicaciones del planeta.

La fusión propuesta, que aún debe ser sometida a estudio por las autoridades, representa desde ya no solo una significativa amenaza a la privacidad y a la libertad básica de comunicarse, sino también un cambio paradigmático en lo que a lo que hoy entendemos como comunicación. Sería la mayor adquisición hasta la fecha y llegaría un año después de que AT&T comprara a DirecTV.

AT&T ES HOY LA DÉCIMA ENTRE LAS 500 COMPAÑÍAS MÁS GRANDES DE ESTADOS UNIDOS QUE CONTROLA DIRECT TV Y PODRÍA LLEGAR A FISCALIZAR EL ACCESO A INTERNET DE CIENTOS DE MILLONES DE PERSONAS

AT&T es hoy la décima entre las 500 compañías más grandes de Estados Unidos y si adquiriera Time Warner, que ocupa el lugar 99 de la lista Forbes, se crearía una enorme corporación, integrada verticalmente que controlaría no solo una amplia cantidad de contenidos audiovisuales, sino o la forma en que la población accedería a esos contenidos.

Según Candace Clement, de Free Press, esta fusión generaría un imperio mediático nunca antes visto. AT&T controlaría el acceso a Internet móvil y por cableado, canales de televisión por cable, franquicias de películas, un estudio de cine y televisión y otras empresas de la industria.

Eso significa que AT&T controlaría el acceso a Internet de cientos de millones de personas, así como el contenido que miran, lo que le permitiría dar prioridad a su propia oferta y hacer uso de recursos engañosos que socavarían la neutralidad de la red.

“En lugar de restringir, es necesario expandir el acceso a la información”

El mundo no es el mismo de antes (tampoco el del 1980 cuando el Informe McBride), aunque tanto derecha como izquierda crean que seguimos en 1990.

Es difícil, a quienes como uno vienen de la época de la tipografía y la linotipia, de los télex y teletipos —o del dogmatismo y la repetición de consignas—, asimilar los cambios tecnológicos y la realidad del mundo actual, del big data, de la inteligencia artificial, de la plutocracia…

Según los últimos cálculos, en el mundo hay unos 10 zetabytes de información (un zetabyte es un 1 con 21 ceros detrás), que si se ponen en libros se pueden hacer nueve mil pilas que lleguen hasta el sol.

Desde 2014 hasta hoy, creamos tanta información como desde la prehistoria hasta el 2014. Y la única manera de interpretarlos es con máquinas.

El Deep Learning es la manera como se hace la Inteligencia Artificial desde hace cinco años: son redes neuronales que funcionan de manera muy similar al cerebro, con muchas jerarquías. Apple y Google y todas las Siri en el teléfono, todos lo usan.

Google como medio masivo

El Big Data permite a la información interpretarse a sí misma y adelantarse a nuestras intenciones, cuánto saben las grandes empresas de nosotros, y lo que más le preocupa: lo fácil que está siendo convertir la democracia en una dictadura de la información, haciendo de cada ciudadano una burbuja distinta.

Si uno tiene Gmail en su celular con wifi, puede ver en Google Maps un mapa mundial que muestra dónde estuvo cada día, a cada hora, durante los últimos dos o tres años (no tiene por qué creerme: vea http://www.google.com/maps/timeline).

Es una información que uno les permite coleccionar al aceptar los términos de licencia cuando instala la aplicación.

También las empresas telefónicas, que uno supone que sólo nos cobran el plan, hacen buenos negocios con nuestros datos.

Por ejemplo, Smart Steps es la empresa de Telefónica que vende los datos de los celulares Movistar. De la noche a la mañana, la gente pasó a tener un sensor de sí mismo 24 horas al día.

Hoy se puede saber dónde están las personas, pero también qué compran, qué comen, cuándo duermen, cuáles son sus amigos, sus ideas políticas, su vida social.

SEGUIR LEYENDO ORIGINAL


El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, aseguró hoy que los documentos aprobados en el III Pleno del Comité Central del Partido son fundamentos programáticos que reafirman el carácter Socialista de la Revolución.

Después de ser ratificados por el Parlamento los textos Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista y la actualización de los Lineamentos de la Política del Partido y la Revolución para el período 2016-2021, Raúl manifestó que también constituyen sustento del papel que desempeña el Partido como fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado.

Al intervenir en la segunda sesión extraordinaria de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Palacio de Convenciones de La Habana, el Presidente cubano expresó que esos programas posibilitarán la continuidad en la actualización del modelo socioeconómico, “para cambiar todo lo que debe ser cambiado”.

Diputados de toda Cuba se reunieron en el Palacio de las Convenciones de La Habana para discutir y someter a aprobación los documentos rectores del sistema socioeconómico del país, para perfeccionar y profundizar nuestro socialismo.


Para defender la niñez, como período vital para el desarrollo humano, el 1º de junio quedó instituido como Día Internacional de la Infancia por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1956.

En Cuba esa etapa de la vida goza de privilegios educativos y constitucionales muy diferentes a la realidad de otros países del mundo.


Durante una rueda de prensa, el periodista de AFP Dave Clark ha preguntado al oficial del Departamento de Estado, Stuart Jones, por qué EE.UU. critica el historial democrático en Irán y no menciona a Arabia Saudita.

Les dejo la versión en inglés, donde la imbecilidad y pasmo del portavoz quedan aún más patentes.


Por Caridad Franco Vega

Continúa proceso de perfeccionamiento de los órganos locales del Poder Popular.

NO HAY DEMOCRACIA SI NO EXISTEN ÓRGANOS DE PODER POPULAR

La XXVI ordinaria de la asamblea Provincial del poder popular en su XI período de mandatos fue espacio de análisis y reflexión sobre el acontecer económico y social de la provincia Santiago de Cuba.

El perfeccionamiento del poder popular continúa centrando el trabajo de nuestro órgano de gobierno en sus distintos niveles.

La asamblea provincial en Santiago de Cuba analizó los resultados que hasta ahora se logran en la implementación integral del sistema que aspira a ser más eficaz y cercano al pueblo.

En tal sentido se expusieron los principales avances así como se señalaron las insuficiencias, se trazaron estrategias y se conocieron de experiencias como las del Consejo Popular de la localidad de Chicharrones, donde la unidad y participación popular conduce al éxito de cualquier labor.

Otro de los aspectos ampliamente debatidos fue la utilización del uno por ciento de la contribución territorial para impulsar planes y programas para el desarrollo local.

Se conoció que con estos financiamientos se realizan importantes inversiones y ejecutan obras para el beneficio social en los diferentes territorios y que tienen gran impacto en la población.

Durante esta sesión se informó sobre la marcha del actual proceso de rendición de cuenta que finalizará el 31 de mayo. Aquí el programa está al 99 por ciento, la asistencia de los electores ha sido buena.

Se han recepcionado más de 12 mil 450 planteamientos y cerca del 50 por ciento han tenido ya solución.

La Asamblea Provincial también analizó las acciones de enfrentamiento al delito y a las indisciplinas sociales no solo en barrios y comunidades sino además las que se generan en entidades económicas.

http://www.sierramaestra.cu/index.php/titulares/14263-continua-proceso-de-perfeccionamiento-de-los-organos-locales-del-poder-popular

 


Seguimos recorriendo el municipio habanero de Marianao junto a Jorge Luis Mazorra, delegado de la circunscripción 29 en el Consejo Popular Libertad, quien con solo 24 años es a su vez diputado en la Asamblea Nacional de Cuba.

En este nuevo trabajo vemos cómo el delegado o la delegada de base de cada barrio se relaciona de manera directa y permanente con los factores y agentes sociales de la comunidad, como el médico de la familia o las escuelas. Con un elemento común: el empoderamiento de la juventud.


Conversamos con las presidentas de los Consejos Populares de Santa Felicia, Libertad y Zamora-Coco Solo, los tres en el municipio de Marianao, en La Habana.

Los Consejos Populares agrupan a las delegadas y delegados de circunscripción (barrio), electos por el pueblo.

Como representantes del Poder Popular en cada comunidad de Cuba, fiscalizan la actividad de las entidades públicas y privadas de sus demarcación, asegurando la participación de la población en la solución de sus problemas.


El Ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, aseguró que el proceso constituyente garantiza la soberanía del pueblo, pues en este todas las partes se reconocen y ponen los temas más fundamentales en el debate.


El director del FBI señaló hace pocas horas, ante un comité de la cámara de Representantes, que Moscú representa “la mayor amenaza” para el proceso democrático de EE.UU. y definió a WikiLeaks como el “porno de la información de Inteligencia”.

EL CAPO DE LA MAFIA F.B.I. NO CONOCE A ANNIE MACHON, PERO ELLA SABE POR QUÉ DICE LO DICE, AUNQUE PARA ESTE BLOG NO SEA NINGUNA NOVEDAD

El hecho de que el máximo responsable del FBI considere que Rusia supone una amenaza a la democracia Estados Unidos es una “fanfarronería” diseñada para “ocultar” el fracaso de Hillary Clinton en los últimos comicios presidenciales estadounidenses, según ha explicado a RT Annie Machon, una exfuncionaria del servicio de inteligencia británica MI5.

SU LIBRO SOBRE MENTIRAS Y ESPÍAS LE HA SUPUESTO AMENAZAS EXTERNAS E INTERNAS

Machon ha recordado que “nadie parece haber visto ninguna evidencia sólida” sobre el presunto ‘hackeo’ ruso y la supuesta injerencia de Moscú en las elecciones estadounidenses, unas acusaciones “refutadas una y otra vez” que lanzaron los partidarios de la candidata demócrata como “una especie de desviación” para tratar de “evitar rendir cuentas por el hecho de que, aparentemente, había utilizado de manera ilegal un servidor de correo electrónico privado“.

Además, esta antigua funcionaria de la agencia de inteligencia británica ha valorado que las afirmaciones de Comey sobre WikiLeaks, ponen de manifiesto el deseo de la Administración norteamericana de “procesar y juzgar” a Julian Assange “por todos los medios”, pues “ha avergonzado” a EE.UU. al publicar información sobre “algunas de las cosas que realiza” ese país.

Esta especialista ha afirmado que WikiLeaks es, “en todos los sentidos”, un editor de información que actúa “por el interés público”, no solo con sus recientes revelaciones sobre la CIA o el Comité Nacional Demócrata (CND), sino por toda la información referente a la corrupción financiera, el extremismo derechista, el Grupo Bilderberg, los crímenes de guerra, las revelaciones de Chelsea Manning o la diplomacia estadounidense que ha publicado durante los últimos 10 años.

En definitiva, Annie Machon considera que una de las mayores amenazas a la democracia de EE.UU. es “el sistema de dos partidos” porque, en realidad, se trata de “una farsa”, ya que “no importa a quién voten” los habitantes de EE.UU., ya que “tendrán el mismo Gobierno”.


Tras la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente en Venezuela el debate ha iniciado en las calles.

En la Plaza Bolívar, el pueblo apoya la decisión del presidente Nicolás Maduro de convocar al poder absoluto del soberano, sin embargo, desde la oposición se argumenta que la convocatoria del mandatario es un fraude, pese a que desde 2013, los dirigentes pedían una constituyente para cambiar todos los poderes públicos.

Mientras tanto, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, indicó que es preciso actualizar y fortalecer del sistema económico post petrolero, post rentista, post dependiente.

El petróleo seguirá siendo una fuente de riqueza gigantesca, pero quiero que llegue el día en que Venezuela no dependa de los ingresos petroleros y podamos producir todo lo que nos comemos, todo lo que necesitamos“, precisó.



El congreso colombiano aprobó el último debate que permitirá la incorporación de los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejército del Pueblo (FARC EP) a la vida política.

En tanto, varios miembros del que fuera Estado Mayor de esa guerrilla nacional, denunciaron que los paramilitares siguen acosando y asesinando a las familias de los insurgentes.

A %d blogueros les gusta esto: