Category: MEDIOS DE COMUNICACIÓN



La Unión Europea pretende “luchar contra la propaganda rusa“. Para ello ha abierto el sitio web ‘EU vs Disinfo’, cuyo objetivo es proporcionar a los europeos un “recurso único” para contrarrestar las campañas “pro -Kremlin”.

RESULTA DE UN SARCASMO MONUMENTAL QUE QUIENES PROTEGEN LAS NOTICIAS FALSAS Y EL TERRORISMO ISLÁMICO, ABRAN UNA WEB CONTRA LA “PROPAGANDA RUSA”

En su lucha contra la supuesta influencia de Rusia, la Unión Europea ha emprendido un nuevo rumbo. Su agencia Stratcom Oriente, creada en 2015 como parte del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), dio a conocer el pasado día 12 de septiembre una nueva plataforma web, “La UE contra la desinformación“. Su nombre dice todo.

El nuevo proyecto tiene un objetivo ambicioso para contrarrestar la llamada ‘propaganda rusa’. Ni más ni menos.

“Hoy lanzamos nuestro nuevo sitio web, http://www.euvsdisinfo.eu, para ofrecerle al mundo un recurso único sobre el desafío de la desinformación pro-Kremlin”, se  lee un comunicado de prensa publicado el 12 de septiembre en la página web.

El sitio está disponible en varias versiones: inglés, alemán y ruso (desafortunadamente aún no). “La plataforma es parte de una campaña para evaluar mejor y responder a la desinformación pro-Kremlin”, los autores del sitio, que ofrece una “base de datos de Fake News” y ‘estadísticas interactivas’ sobre falsedades, así como datos de los países a los que apunta la ‘propaganda’ rusa.

CUANDO LA UE ACUSA A LOS MEDIOS RUSOS DE SER PORTAVOCES DEL KREMLIN, OCULTA QUE LA BBC, LA RTVE, LA RTF ETC., ESTÁN DIRIGIDAS POR LOS GOBIERNOS RESPECTIVOS

El grupo de trabajo también publica páginas de Facebook y Twitter, creadas en junio de 2016 y noviembre de 2015. Las dos páginas tienen el lema ‘Atrévase a preguntar aún más‘, deliberadamente o no haciendo eco del eslogan de RT ‘ Atrevete a preguntar ‘(Pregunta más) … La descripción de las páginas no deja de especificar que la posición expresada allí’ no es la posición oficial de la UE ‘.

Sin embargo, en noviembre de 2016, el Parlamento Europeo ya había votado una resolución para luchar contra la propaganda rusa y la de Daesh.

El valor sin llamadas de documentos legislativos a la UE que ‘responde a la guerra de Rusia de la información’, planteada por los parlamentarios en la misma línea que la organización terrorista Daesh.

RT también es citada como una de las ‘herramientas’ de esta propaganda y la resolución llega incluso a afirmar que Moscú tiene una gran influencia en el mundo de los medios de comunicación en algunos países de la UE.

El colmo del delirio de la UE radica en su advertencia sobre la posibilidad de que Rusia influya o hackee las próximas elecciones alemanas.

https://mundo.sputniknews.com/europa/201709121072293501-europa-rusia-medios-propaganda/

Anuncios

Una joven catalana ofrece una flor a un guardia civil. Es una foto ya clásica, y encierra un claro simbolismo: el pueblo tiende la mano y ofrece la paz a quien ejerce la fuerza al servicio del poder. No veremos esta foto símbolo en ninguno de los grandes diarios españoles, los mismos que –por cierto- sí publicaron una muy similar tomada… en Caracas.


La operación de guerra psicológica a gran escala contra Venezuela no da respiro. A los mensajes centrales – la supuesta “crisis humanitaria”, la “ruptura democrática”, el “narcogobierno” -, se añaden otros dirigidos específicamente a fomentar la sospecha y la división en torno a las fuerzas aliadas del presidente Nicolás Maduro.

Un ejemplo nos lo ofrecía el diario argentino “Clarín”. En un artículo titulado “Gestiones secretas en Cuba para reemplazar a Maduro”, afirmaba que el Vaticano respaldó una “gestión ante Raúl Castro para que Cuba le retire el apoyo político y la asistencia militar al régimen venezolano” y le conceda “el asilo a Nicolás Maduro”.

La contrapartida: “el compromiso de que un eventual nuevo gobierno venezolano seguiría proveyendo de petróleo a La Habana”.

“El ala dura del Partido Comunista cubano –seguimos leyendo- trabó el posible acuerdo”, aunque “las fuentes consideran que Castro sería partidario de acceder a la propuesta”.

Poco importa que el diario reconozca que, en el fondo, no sabe nada: “no está claro quiénes le hicieron la propuesta a Castro” –nos dice-, “si fueron diplomáticos de varios gobiernos”, “de organismos (…) como la OEA”, incluso “algún alto dignatario eclesiástico”.

Porque el mensaje ya ha llegado a sus lectores: Raúl Castro habría sido frenado por “los sectores más duros de su partido” cuando se disponía a entregar la cabeza de Maduro a cambio de petróleo.



Desde la restauración de la monarquía borbónica en 1975, Felipe VI ha sido el primer monarca español en participar en una manifestación, pero Catalunya no se calló ante la hipocresía y doble moral de este personaje.

Miles de ciudadanos/as aprovecharon la manifestación de Barcelona para mostrar su rechazo a la monarquía y a Mariano Rajoy, primer ministro español y líder del partido neofranquista PP, que apoya la violencia en Venezuela y niega a Catalunya el derecho a votar sobre su autodeterminación, como estado soberano.

El pasado 26 de agosto, mientras casi medio millón de personas se reunían, nueve días después de los atentados, para marchae contra el ‘miedo’.

Aunque el monarca y Rajoy no encabezaron la manifestación, estuvieron constantemente rodeados y protegidos por un número impresionante de agentes de policía camuflados entre la multitud, siendo objeto de atronadores pitadas e insultos por buena parte de los manifestantes, que mostraban así su hostilidad al régimen español, en una nación donde el sentimiento de independencia, aunque mitigado en las últimas semanas, es aún fuerte.

Los medios periodísticos españoles ocultaron a sus audiencias las pruebas de ese rechazo, encarnado en decenas de pancartas donde se decía: “Felipe VI y el gobierno, cómplices de los crímenes por vender armas” o “Felipe VI: el que quiere paz no comercia con armas”, en alusión a los contratos armamentísticos que España y Arabia Saudita mantienen vigentes, pese a que esa dictadura, como la de Qatar, financian al ISIS desde hace años.

En otras pancartas se reproducía la imagen del monarca español estrechando alegremente la mano del rey del régimen Saudita.

Sus políticos. Nuestros muertos“, coreaban los manifestantes denunciando la venta por parte de España de cinco buques de guerra a Arabia Saudita.

Miserable también el trotsko Pablito Iglesias, aunque coherente con el apoyo al terrorismo en Siria que distingue a Podemos y a su madrina mediática La Secta (cadena que, no en vano, pertenece a un empresario que mantiene excelentes relaciones comerciales con una dictadura como Qatar, que también apoya el terrorismo yihadista) quien defendió la presencia del Borbón.

Agradezco estas informaciones a los amigos de Barcelona que asistieron a la marcha y no callaron a la hora de señalar las responsabilidades en los atentados yihadistas, de quienes dicen luchar contra el terrorismo.


Una mayoría de los medios de comunicación estadounidenses y europeos asocian la gestión del presidente Trump, tras los graves incidentes de Charlottesville, con el supremacismo blanco y los movimientos más radicales de la extrema derecha nacional.

QUE LAS MAFIAS MEDIÁTICAS CARGUEN CONTRA TRUMP NO RESULTA CHOCANTE, PERO SÍ QUE SÓLO LE CRITIQUEN POR SUS VAGAS CONDENAS SOBRE CHOQUES ENTRE NEONAZIS Y ANTIFASCISTAS, MIENTRAS APRUEBAN LOS CRÍMENES DEL EJÉRCITO DE EE.UU. EN SIRIA, AFGANISTÀN, IRAK, ETC.

Después del aquellos enfrentamientos, las empresas periodísticas del mundo comenzaron una nueva campaña de acoso y derribo de su mandatario, con algunos títulares en los que se le nombraba hijo predilecto del Ku Klux Klan (KKK), o el líder del III Reich.

El ejemplo más reciente, en su edición del 23 de agosto, es del semanario sensacionalista alemán “Stern”, dedicando su portada a Trump, envuelto a la bandera con el brazo en alto, a guisa de un nuevo Adolf Hitler, acompañado del titular: ‘Sein Kampf’ (“Su lucha”), parafraseando la obra “Mein Kampf”, del mentado rey del nazismo germano.

‘Trump elige a su clan’, titula el mismo día el semanario francés “Courrier international”, con un dibujo de Donald Trump sonriendo entre los miembros encapuchados del grupo de la supremacía blanca KKK.

Unos días antes, el 18 de agosto, Der Spiegel, representaba a Donald Trump bajo el capirote de los miembros del Klan: ‘La verdadera cara de Donald Trump’, titulaba sin rodeos al semanario alemán.

La prensa anglosajona no es una excepción: el neoyorquino y el británico The Economist presentan a Donald Trump soplando sobre una vela de barco con forma de capirote o usando esa prenda horizontalmente a guisa de megáfono.

Una tibia condena del KKK y de los grupos neonazis

MUCHO RUIDO MEDIÁTICO CONTRA TRUMP, PERO POCAS NUECES A LA HORA DE LA VERDAD

El pasado 12 de agosto, un encuentro de miles de activistas de la ultraderecha se opuso a la retirada de una estatua del general confederado Robert Edward Lee, lo que degeneró en violentos enfrentamientos con cientos de militantes antifascistas, en tanto un conductor atropelló a una mujer que resultó muerta en el acto, además de herir a 20 personas.

Ese mismo día, Trump no se expresó con la rotundidad que el caso requería y en lugar de condenar con palabras claras y firmes, usó un lenguaje tibio limitándose a rechazar “todas las manifestaciones de odio, intolerancia y violencia por ambas partes“, es decir, culpando a los dos bandos enfrentados.

Ante las protestas por esa tibieza, lanzadas desde el partido demócrata, de buen parte de los medios informativos y de algunos miembros del partido republicano, Trump se vió obligado a convocar una rueda de prensa para aclarar sus palabras.

“El racismo es malo y los que causan violencia en su nombre son criminales y matones, incluyendo al KKK, a los neonazis, a los supremacistas blancos y a todos los colectivos que generan odio. Sus ideas son contrarias a todo lo que apreciamos como estadounidenses”, dijo el mandatario.

Parecía que la tormenta había pasado, pero a los pocos minutos, las relaciones entre el presidente estadounidense y la prensa volvieron a tensarse.

Lejos de quedar satisfechos con esta condena de la extrema derecha estadounidense, considerada tardía, los periodistas que asistían al acto trataron de acorralar al inquilino de la Casa Blanca con una metralla de preguntas a cual más sibilina, en las que se acusó al rubio millonario de ser complaciente con la ultraderecha y muy crítico con los manifestantes antifascistas.

Hay errores en ambos lados“, explicó, casi tímidamente, antes de volver a su retórica y su aversión a lo políticamente correcto: “Todo aquello fue una bronca entre dos minorías enfrentadas y muy agresivas ambas”.

“¿Qué pasa? ¿Qué los ultras de izquierda no atacaron al bando contrario? ¿Acaso no tienen responsabilidad en la tragedia ocurrida?”, dijo el presidente elevando el tono de voz.

“Yo condené a los neonazis, pero no todas las personas que estaban en ese grupo lo eran, ni tampoco todos eran supremacistas blancos, nada más lejos de la verdad”, continuó y puso la guinda al precisar que “Había gente muy buena en ambos lados”.

Estas palabras no han dejado de provocar una nueva ola de reacciones indignadas, tanto en la escena política como en la esfera de los medios de comunicación.

Y al parecer, la campaña mediática va para largo, aunque resulta evidente que esa misma prensa calla y otorga, cuando la coalición militar que dirige EEUU lanza sus bombas contra decenas de civiles, matando mujeres, ancianos y niños, en la ciudad siria de Raqa.

Entonces, Trump es el bueno de la película.


Para la edición del número de “Charlie Hebdo” que ha aparecido en los kioskos en Francia este 23 de de agosto, los diseñadores han decidido ironizar sobre los recientes atentados terroristas y tratar la matanza de Barcelona “con el humor negro” que les caracteriza. La portada, como era de esperar ya ha provocado una intensa controversia.

Se trata de una caricatura satírica donde aparecn dos víctimas que yacen en el suelo empapadas en sangre, mientras que una furgoneta se aleja a toda velocidad.

El título, que juega con la frase que las comunidades islámicas exhiben estos días en Europa: “El Islam es una religión de paz” , recibe un añadido con la palabra “eterna”, refiriéndose así al atropello masivo ocurrido en Barcelona el pasado día 17 de este mes de agosto. Sin comentarios.


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ofreció una rueda de prensa con medios internacionales de tres horas con el fin de romper el cerco mediático mediante la desinformación sobre lo que sucede en Venezuela.

Uno de los ejes principales fue el diálogo que continúa a nivel nacional e internacional y que seguirá insistiendo con Estados Unidos ya que no hay otra forma de dirimir los problemas.

Maduro alertó que son inminentes las sanciones de Washington contra Caracas, pero su gobierno se prepara para enfrentarlas y pidió al Papa Francisco interceder para evitar una intervención militar de Estados Unidos en Venezuela.

 

 



Todos merecen morir: Militantes opositores de Caracas juran tomar las armas con Cócteles Molotov”, tituló ayer el Chicago Tribune su artículo sobre los acontecimientos en Venezuela y, por primera vez, desde abril, un medio de gran circulación en Estados Unidos reveló el verdadero rostro de la oposición venezolana.

UN OPOSITOR “PACÍFICO” LANZA UN CÓCTEL MOLOTOV DURANTE UNA PROTESTA EN CARACAS, EL 20 DE JULIO DE 2017. FOTO: RONALDO SCHEMIDT / AFP/ GETTY IMAGES.

La maquinaria mediática internacional ha presentado hasta hartazgo como embajadores pacíficos y legítimos del cambio en el país sudamericano, pero la realidad es otra muy distinta.

Los verdaderos objetivos  —la ingobernabilidad política y el caos para presionar la salida del Presidente Nicolás Maduro—, “se les ha ido de las manos”, admite un dirigente opositor. Mientras, sectores cada vez más amplios de la población, incluidos muchos de las filas que adversan al gobierno, reclaman desesperadamente la paz.

“Estaba tranquilo el sótano húmedo del noroeste de Caracas, donde docenas de jóvenes y mujeres se sientan en el suelo y ensamblan sus armas. Vierten asfalto, gasolina y pintura en botellas de cerveza, y atan nudos en tiras de tela para hacer mechas”, describe la periodista Noris Soto, corresponsal de Bloomberg, que firma la nota.

“Todos ellos merecen morir”, dijo uno de los fabricantes de bombas, mientras rellena un frasco de gasolina, refiriéndose a las fuerzas de seguridad venezolana.

Es demasiado pronto para saber si realmente van a seguir adelante con sus amenazas, pero la audaz conversación es “una señal preocupante para los líderes de la oposición dominante que han emitido instrucciones —súplicas, recientemente— para que las manifestaciones y las marchas sean pacíficas”.

Pero esos llamados caen cada vez más en oídos sordos, añade Chicago Tribune. “Los activistas enmascarados lanzan sus bombas caseras, rocas, jarras llenas de heces, cualquier cosa que puedan conseguir. Han asaltado edificios de oficinas, destruido las ventanas de las tiendas y bloqueado los caminos.”

“No sabemos exactamente cómo controlarlos y tenemos miedo de que esto se pueda ir de las manos y dañar nuestra lucha”, dijo el diputado de la Asamblea Nacional, Ángel Alvarado, un viejo enemigo de Maduro y su predecesor y mentor, Hugo Chávez. “Estos muchachos radicales son un peligro”.

Chicago Tribune describe a estos “muchachos” como “agitadores vestidos con cascos de moto y bicicleta, gafas de natación y máscaras de gas, algunos llevan escudos hechos de antiguas patinetas”.

“Estamos dispuestos a salir con armas, para enfrentarlos como iguales”, le dijo uno de ellos a la periodista, negado a dar su nombre y describiéndose solo como un luchador anti-Maduro de una familia de clase media. “La protesta debe evolucionar”.

Chicago Tribune recuerda los reclamos de paz del Presidente Maduro, que frente a esta arremetida de la violencia ha propuesta la elección de una Asamblea Nacional Constituyente el próximo 30 de julio: “Lo que estamos decidiendo aquí es que la próxima semana se decide la paz o la guerra, la violencia o la Asamblea Constituyente”.

http://www.cubadebate.cu/noticias/2017/07/27/chicago-tribune-sobre-opositores-venezolanos-ellos-no-son-resistencia-son-matones/


Temer sigue siendo presidente de Brasil sin un voto en las urnas. Macri, el de los ‘Papeles de Panamá’, tiene a Milagro Sala en una cárcel argentina como presa política.

LOS PRESIDENTES DELINCUENTES SON LOS PREFERIDOS POR LOS MEDIOS OCCIDENTALES, LA UNIÓN EUROPEA Y LA CASA BLANCA

Santos está involucrado en el escándalo de Odebrecht, porque habría recibido un millón de dólares para su campaña presidencial en Colombia en 2014.

En lo que va de gestión de Peña Nieto, han sido asesinados 36 periodistas en México, por realizar su labor informativa.

El año pasado Kuczynski gobernó Perú con 112 decretos evitando así tener que transitar por el poder legislativo.

Sin embargo, nada de esto importa. El único país que llama la atención es Venezuela. Los trapos sucios que empañan las democracias de Brasil, Argentina, Colombia, México y Perú quedan absueltos por eso que llaman comunidad internacional.

El eje conservador está exento de tener que dar explicaciones ante la falta de elecciones, la persecución política, los escándalos de corrupción, la falta de libertad de prensa o la violación de la separación de poderes. Pueden hacer lo que quieran porque nada será retransmitido a la luz pública.

Todo queda absolutamente sepultado por los grandes medios y por muchos organismos internacionales autoproclamados como guardianes de lo ajeno. Y además sin necesidad de estar sometido a ninguna presión financiera internacional; más bien, todo lo contrario.

En estos países la democracia tiene demasiadas grietas para estar dando lecciones afuera. Una concepción de baja intensidad democrática les permite normalizar todas sus fallas sin necesidad de dar muchas explicaciones.

Y en la mayoría de las ocasiones esto viene acompañado por el aval y propaganda de determinados indicadores enigmáticos que no sabemos ni cómo se obtienen.

Uno de los mejores ejemplos es el calculado por la ‘prestigiosa’ Unidad de Inteligencia de ‘The Economist’ que obtiene su ‘índice de democracia’ en base a respuestas correspondientes a las ‘evaluaciones de expertos’ sin que el propio informe brinde detalles ni precisiones acerca de ellos. Así la democracia se circunscribe a una caja negra en la que gana quién tenga más poder mediático.

Pero aún hay más: este bloque conservador tampoco está para presumir de democracia en el ámbito económico.

No puede haber democracia real en países que excluyen a tanta gente de la satisfacción de los derechos sociales básicos para gozar de una vida digna.

Más de 8 millones de pobres en Colombia; más de 6,5 millones en Perú; más de 55 millones en México; más de 1,5 millones de nuevos pobres en la era Macri; y unos 3,5 millones de nuevos pobres en esta gestión Temer.

Lo curioso del caso es que estos ajustes en contra de la ciudadanía tampoco les sirven para presentar modelos económicos eficaces. Todas estas economías están estancadas y sin atisbos de recuperación.

Esta América Latina invisibilizada no nos debe servir como excusa para no ocuparnos de los desafíos al interior de los procesos de cambio.

No obstante, en esta época de gran pulso geopolítico, debemos hacer que lo invisible no sea sinónimo de lo inexistente. Esa otra América Latina fallida debe ser descubierta y problematizada.

No dejemos que nos impongan la agenda.

https://actualidad.rt.com/opinion/alfredo-serrano-mancilla/246952-america-latina-democracia-poder


Al principio de la difusión de datos de la elección primaria en Argentina los resultados daban la victoria al candidato oficialista Esteban Bullrich; sin embargo en la madrugada, cuando ya había un empate técnico 34.11 de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner contra 34.12, de Bullrich y había posibilidad de que éste fuera rebasado, el sistema informativo se cortó, por lo que ahora queda por definir el resultado final.

La periodista y analista política internacional Stella Calloni, en entrevista para teleSUR, comentó que gran parte de los resultados de las elecciones primarias llevadas a cabo este domingo en Argentina, para elegir candidatos a diputados y senadores deben ser revisados, sobre todo en los distritos que se encuentran en disputa, ya que a diferencia de procesos anteriores no hubo informes a pie de urna, sino que se pasaron directamente a los resultados demorando el conteo, lo que hace dudar de la transparencia del proceso.

Hasta qué punto llega el descaro del gobierno argentino que el mandatario Mauricio Macri y líder del movimiento político Cambiemos violó el día de reflexión (veda electoral), que prohíbe hacer llamamientos para que el electorado vote a su partido.

El periodista argentino, Felipe Yapur, analizó el discurso mediático en Argentina, luego de las elecciones primarias celebradas la víspera.

En ese tenor aseguró que los medios afines al gobierno, exaltaron sobre todo los votos obtenidos por el candidato Esteban Bullrich, con fines políticos.

La ex presidenta Cristina Fernández declaró a los medios que su partido Unidad Ciudadana ganó las elecciones en la provincia de Buenos Aires.

En los comicios de este domingo se eligieron a los candidatos que competirán en las elecciones generales del 22 de octubre por 127 escaños de diputados y 24 de senadores.

 


En los últimos días, en coincidencia con la decisión de Cambiemos de hacer de Venezuela uno de sus ejes de campaña, fui sometido a un ataque sin precedentes desde las ciudadelas de la oligarquía mediática argentina a propósito de mis opiniones acerca de lo que está ocurriendo en aquel país.

LA MAFIA MEDIÁTICA OCCIDENTAL DEFIENDE, APOYA Y SOSTIENE EL TERRORISMO Y LOS GOLPES DE ESTADO COMO FÓRMULAS “DEMOCRÁTICAS” PARA DERRIBAR GOBIERNOS INCÓMODOS PARA WASHINGTON Y BRUSELAS

Periodistas y académicos unieron sus fuerzas para no sólo disentir con mis ideas sino también para lanzar toda suerte de agravios sobre mi persona. No tiene sentido referirme a cada uno de sus autores por separado, y esto por dos razones.

Primero, porque en el fondo su discurso es el mismo: variantes de un mismo guión dictado desde Washington, reciclado por sus acólitos neocoloniales y lanzado por ellos a través de los “medios independientes” (¿independientes de quiénes?) para hostilizar a quienes piensan distinto.

Segundo, porque individualizarlos sería conferirles a los autores de tales libelos una dignidad que su estatura intelectual y moral hace totalmente inmerecida. Dicho esto, en lo que sigue, va mi respuesta.

1.- En Venezuela la oposición está compuesta por dos sectores. Uno, que acepta al diálogo con el gobierno. Otro, totalmente opuesto a él y dispuesto a quebrar el orden constitucional y derrocar a Nicolás Maduro apelando a cualquier recurso, legal o ilegal.

Desgraciadamente, esta fracción ha sido la que hasta la semana pasada ha hegemonizado la oposición, amenazando al sector dialoguista con una brutal represalia si cedía a los llamados del gobierno. (1)

Negociar con éste equivalía, para los violentos, a una infame traición a la patria, merecedora de los peores castigos.

Este grupo extremista y fascista hasta el tuétano, venía conspirando contra la democracia desde el fallido golpe de estado del 11 de abril del 2002 y sus principales líderes: Leopoldo López, Henrique Capriles, Antonio Ledezma, Freddy Guevara, Julio Borges y María Corina Machado apoyaron abiertamente aquel golpe.

LOS IMPULSORES DE GOLPES DE ESTADO, ASESINATOS, VIOLENCIA Y DESABASTECIMIENTO, APRUEBAN UNA LEY DE “IMPUNIDAD” PARA SUS CRÍMENES A LA QUE LLAMA “DE RECONCILIACIÓN”

Machado, una de las “demócratas” de hoy, fue firmante del Acta de Juramentación de la nueva junta de gobierno presidida por el empresario Pedro Carmona Estanga.

En dicha acta se cancelaban las libertades públicas, se abolían todas las leyes producidas por el chavismo y se decretaba la cesación en sus cargos de todas las autoridades electas y de los parlamentarios y ediles del país.

Estos fascistas fueron los que, bajo el liderazgo de Leopoldo López, organizarían la sedición de febrero del 2014 –significativamente llamada “Operación Salida”- una vez consumada la derrota del candidato Henrique Capriles en las elecciones presidenciales convocadas luego de la muerte de Hugo Chávez.

La “Operación Salida” adoptó las tácticas violentas de control de la calle aconsejadas en diversos manuales de la CIA y en la obra de uno de sus máximos teóricos, Eugene Sharp.

Aquellas contemplaban la realización de atentados de todo tipo a instalaciones públicas, autobuses, erección de barricadas armadas (“guarimbas”) impidiendo que la gente saliera de sus hogares y matanza indiscriminada de personas para aterrorizar a la población. A diario López declaraba que esta insurrección sólo cesaría con la renuncia de Maduro.

Finalmente se restableció el orden público, pero con un saldo luctuoso de 43 muertos. López fue apresado y enviado a la justicia donde, como veremos más abajo, recibió una moderada condena, desproporcionada en relación a los crímenes cometidos.

Este mismo grupo es el que en abril de este año relanzó la segunda fase de la estrategia insurreccional, pero incrementando exponencialmente la violencia de sus actos e introduciendo macabras innovaciones en sus tácticas de “oposición democrática”: arrojar bombas incendiarias sobre jardines infantiles y hospitales y, como en los viejos tiempos de la Inquisición, quemando vivas a personas cuyo pecado fuese tener el color de piel incorrecto según el criterio de los terroristas.

Cuando al describir este deplorable escenario utilicé la expresión “aplastar a la oposición” era obvio para cualquier lector atento de mi artículo que me estaba refiriendo a este sector y no a quienes deseaban una salida pacífica, como felizmente parece estar en marcha en estos últimos días.

Cualquier interpretación en contrario sólo puede ser producto de la mala fe. Pero fue dicha lectura la que originó la primera ronda de críticas e insultos.

2.- Si algo revela la monumental hipocresía de mis censores, es su sepulcral silencio a la hora de proponer alguna alternativa para detener la violencia en Venezuela.

Críticos que en su enorme mayoría no conocen ese país, que jamás estuvieron en él, ignoran su historia y no tienen amigos o parientes viviendo allí se dan el lujo de agraviar a quien piense de otra manera.

Mi preocupación obsesiva por el deterioro de una situación que podría desembocar en una orgía de muerte y destrucción se funda en la necesidad de evitar para Venezuela – y para los amigos que tengo en ambos lados, en el chavismo y en la vereda de enfrente- un final apocalíptico.

No es el caso de mis censores, a quienes en su condición de obedientes publicistas de la derecha – la de aquí y la de allá, y sobre todo la de “más allá”, en Washington- se les ordenó que descarguen toda su artillería contra quienes tuviéramos la osadía de defender el orden institucional en Venezuela.

ESTOS SON ALGUNOS DE LOS “TRABAJOS” DE LA MESA DE LA UNIDAD DEMOCRÁTICA QUE ALABAN WASHINGTON Y BRUSELAS

Mil veces hice la pregunta: ¿cómo se detiene la violencia iniciada, nuevamente por la derecha golpista, y ante la cual la respuesta del Estado fue débil e insuficiente?

Las respuestas casi siempre fueron evasivas, pero cuando les exigía mayores precisiones lo que decían era: “renuncia de Maduro y convocatoria a elecciones presidenciales.”

Es decir que estos severos críticos de mis opiniones, autoproclamados (pero inverosímiles) custodios de la libertad, los derechos humanos y la democracia, no son otra cosa que vergonzantes apologistas de la fracción terrorista de la oposición.

Lo que quieren estos furiosos escribas es nada menos que el triunfo de la sedición, la victoria de los golpistas, el retorno de los fascistas y la destrucción del Estado de derecho.

O sea, quieren exactamente lo mismo que la pandilla de López y sus compinches. Son, por lo tanto cómplices, cuando no autores intelectuales o legitimadores post bellum, de la barbarie desatada por la derecha. En su desesperación por acabar con el chavismo apelan a una retórica que sólo en apariencia es democrática.

Lo que hay debajo de sus huecas palabras es una afrenta a los valores humanísticos que dicen defender. Tendrán que hacerse cargo de su apología de la violencia.

Porque, en la reseca llanura de la política latinoamericana, con tantas “democracias” que empobrecen, marginan y lanzan a la desesperación a millones de personas, no sería de extrañar que fuera de Venezuela surjan grupos que, ante el ostensible vaciamiento del proyecto democrático, decidan también ellos apelar a la violencia para derrocar gobiernos que los hambrean y embrutecen.

Si los sedicentes custodios de la democracia aprobaron esa metodología en Venezuela, ¿la apoyarán también cuando se ensaye en otros países?

¿Qué van a decir entonces? ¿Que saquear, incendiar, matar y quemar vivas a personas está bien en Venezuela pero estaría mal en Colombia, Argentina, México?

¿No les suena un poquitín incoherente exaltar la vía insurreccional en contextos laboriosamente democráticos y que tanto costó construir?

3.- Decíamos más arriba que esta ofensiva se produce en momentos en que el gobierno argentino hizo de Venezuela uno de los ejes de su campaña electoral.

Este sábado fue la punta de lanza para suspender a Venezuela del Mercosur, violando las normas del Mercosur y la Carta Democrática establecida en el Protocolo de Ushuaia, y los ataques tienen que ver con eso pero también con algo más.

Obedientes, los escribidores y charlistas de los medios hegemónicos arremeten con saña contra cualquiera que defienda al gobierno legal, legítimo y constitucional de Nicolás Maduro.

La voz del amo imperial les exige que digan que su gobierno es una feroz dictadura, una manzana podrida en el cajón donde brillan las ejemplares democracias de Argentina, el Brasil del golpista Michel Temer, y Paraguay, dignas herederas de la democracia ateniense y sus grandes líderes como Pericles, Solón y Clístenes, que empalidecen cuando se los compara con sus actuales sucesores sudamericanos.

Tremenda dictadura la de Maduro en donde, seguramente al igual que en tiempos de Videla, Pinochet y Stroessner, sus opositores pueden ir a Estados Unidos para solicitar la intervención armada de ese país en Venezuela, como lo hiciera el presidente de la Asamblea Nacional Julio Borges en su visita al Jefe del Comando Sur, Almirante Kurt Tidd, y regresar al país sin ser molestado por las autoridades, conservar su inmunidad parlamentaria, ofrecer conferencias de prensa y entrevistas en numerosos medios nacionales e internacionales y proseguir con su actividad proselitista y destituyente sin ninguna clase de limitaciones.

Seguramente ocurriría lo mismo con los opositores en las dictaduras de Videla, Pinochet y Stroessner. Este es un ejemplo entre muchos otros. Uno más: en Venezuela la mayoría de los medios de comunicación son contrarios al gobierno y las grandes cadenas de noticias internacionales tienen sus corresponsales instalados en aquel país que día a día “malinforman” o “desinforman” al resto del mundo sobre lo que ocurre en Venezuela sin ninguna clase de restricciones.

Es que la “posverdad” y la “plusmentira” se convirtieron en monedas corrientes en los medios hegemónicos.

Conviene reproducir aquí lo que recientemente escribiera Boaventura de Sousa Santos, profesor de la Universidad de Wisconsin y uno de los más distinguidos sociólogos y juristas contemporáneos.

Después de firmar un manifiesto de intelectuales críticos del gobierno de Nicolás Maduro, de Sousa Santos sintió la necesidad de escribir un artículo porque, según sus palabras, “estoy alarmado con la parcialidad de la comunicación social europea, incluyendo la portuguesa, sobre la crisis de Venezuela, una distorsión que recorre todos los medios para demonizar un gobierno legítimamente electo, atizar el incendio social y político y legitimar una intervención extranjera de consecuencias incalculables.”

Y, poco más adelante, en ese mismo artículo, nuestro autor, cuya autoridad científica y moral convierte a mis críticos en deformes pigmeos, termina diciendo que: “El gobierno de la Revolución bolivariana es democráticamente legítimo. A lo largo de muchas elecciones durante los últimos veinte años, nunca ha dado señales de no respetar los resultados electorales. Ha perdido algunas elecciones y puede perder la próxima, y solo sería criticable si no respetara los resultados. Pero no se puede negar que el presidente Maduro tiene legitimidad constitucional para convocar la Asamblea Constituyente.”(2) Suficiente en relación a este tema.

LOS ESTUDIANTES Y PROFESORADO DE LA UNIVERSIDAD BRITÁNICA DE OXFORD, CALIFICARON A LA PRENSA ESPAÑOLA COMO LA DE MENOR CREDIBILIDAD DE TODA EUROPA

4.- Siempre en función de la dupla “posverdad-plus mentira” ninguno de los órganos de la oligarquía mediática que nos desinforma a diario en toda América Latina -incluyendo a “El País” de España, director de esta desafinada orquesta mediática- mencionó una noticia que ningún medio de comunicación “serio e independiente”, como gustan llamarse estas agencias de propaganda que hoy nos bombardean con sus falsedades, podría haber dejado pasar por alto.

En su conferencia de prensa del 1º de agosto el Secretario de Estado de Donald Trump, Rex Tillerson, anunció oficialmente que “estamos evaluando todas nuestras opciones de política acerca de lo que nosotros podemos hacer para crear un cambio de condiciones donde o bien Maduro decida que ya no tiene futuro y quiera marcharse por voluntad propia o nosotros podemos hacer que los procesos gubernamentales en Venezuela vuelvan a lo que marca su Constitución.” (3)

O sea: el Imperio, por boca de su encargado de relaciones exteriores, anuncia que está implicado en la concreción de un golpe de Estado en Venezuela y tan gravísima novedad es escandalosamente silenciada en los grandes medios, esos que dedican ríos de tinta y horas y más horas de radio y televisión para acusar y difamar a diestra y siniestra a quienes denuncian las maniobras del imperialismo y sus lugartenientes locales para destruir regímenes democráticos, como lo hicieron –para nombrar sólo los casos más resonantes- en Guatemala (1954), en Brasil (1964), en República Dominicana (1965), en Chile (1973), en Honduras (2009), en Paraguay (2012) y hace pocos meses en Brasil.

CON LA HABITUAL DESFACHATEZ DE LOS GOBIERNOS DE EE.UU., REX TILLERSON ADMITIÒ QUE WASHINGTON TRABAJA PARA DERROCAR A MADURO

Pocos días antes había sido el Director de la CIA, Mike Pompeo, quien declarase en su ponencia ante el Foro de Seguridad convocado por el Aspen Institute que “basta señalar que estamos muy esperanzados de que puede haber una transición en Venezuela, y nosotros -la CIA-, está dando lo mejor de sí para entender la dinámica allá para que podamos comunicársela a nuestro Departamento de Estado y a otros, los colombianos. Acabo de estar en Ciudad de México y en Bogotá, la semana antepasada, hablando exactamente sobre este tema, intentado ayudarles a entender las cosas que podrían hacer para obtener un mejor resultado para su rincón del mundo y nuestro rincón del mundo.”(4)

¡Al demonio con la soberanía nacional, la autodeterminación de los pueblos y la democracia!

Porque si al emperador no le gusta el gobierno que existe en algunas de las provincias del imperio lo derriba sin miramientos.

Y la prensa de todo el hemisferio, más la española, convenientemente aceitada y colonizada, acepta el engaño sin chistar y se esmera por blindar la ominosa noticia con la colaboración de los habituales saltimbanquis de los medios que dicen los que se les ordena decir, no importa lo que hayan dicho antes.

No es conveniente que el pueblo se entere de estos planes insurreccionales de la Casa Blanca que producen un daño irreparable a la credibilidad de la democracia porque esta sólo será respetada si sus resultados son del agrado del emperador.

Caso contrario el error se corrige con una ayudita de los boys de la CIA y la “embajada”. Mejor será que la población siga pensando que el imperio tiene su sede en Orlando y sus personajes más significativos son el Pato Donald y el Ratón Mickey, que la CIA es una vetusta leyenda soviética y los otros quince servicios de inteligencia de Estados Unidos productos de una alucinación colectiva que afectó irreparablemente los cerebros de Noam Chomsky, Howard Zinn, Tom Engelhardt, Michael Parenti, James Petras, Jim Cockcroft, Philip Agee y John Perkins.

Que no vaya a recordar ese pueblo que en el mayor acto terrorista de la historia Estados Unidos arrojó dos bombas atómicas sobre dos ciudades indefensas cuando Japón estaba vencido y que sí recuerde, en cambio, que Washington ha “exitosamente” exportado la democracia a Irak, Libia y Ucrania y ahora está tratando de hacer lo mismo en Siria y Venezuela.

En síntesis, que Estados Unidos es lo que Hollywood dice que es y que Julian Assange es el novio despechado de la hija de Donald Trump y por eso inunda al mundo con sus mentiras desde Wikileaks.

Se cumple lo que hace ya un siglo había pronosticado Gilbert K. Chesterton cuya cita pusimos como epígrafe a este escrito: los medios existen para impedir que la verdad sea dicha, que la verdad sea conocida. (5)

5 y final.- El torrente de mentiras, falsedades y ocultamientos de mis críticos, me obligaría a escribir un libro para desnudar toda y cada una de sus canalladas. No lo merecen.

Prefiero proseguir con mis análisis y no perder mi tiempo discutiendo una a una sus acusaciones y respondiendo a sus insultos. Pero haré una excepción en relación a una de sus más socorridas mentiras: la reiterada caracterización del líder fascista y golpista Leopoldo López cono un “preso político.”

En su afán por congraciarse con el imperio y la derecha vernácula los personeros de la oligarquía mediática insisten en el tema y, aún más, endiosan a ese personaje y a otros de su calaña como si fueran heroicos combatientes por la libertad.

¿Les suena la melodía? ¡Claro! Washington la empleó varias veces en el pasado: Combatientes por la libertad fueron los “exiliados” iraquíes que atestiguaron que el gobierno de su país estaba fabricando armas de destrucción masiva, a sabiendas de que tal cosa era una flagrante mentira.

Pero sus testimonios fueron decisivos para que el Congreso de EEUU aprobase la declaración de la guerra contra Irak junto a José María Aznar y Tony Blair, siniestros cómplices del engaño que todo el mundo sabía era tal. (6)

Antes habían utilizado la misma virtuosa categoría para exaltar la imagen de los “contras” nicaragüenses, convirtiendo a unos brutales mercenarios en heroicos luchadores por la democracia y los derechos humanos. Volvieron a hacer lo mismo con la “oposición democrática” a Gadaffi supuestamente bombardeada por este en Bengasi, un hecho que luego se demostró absolutamente falso pues el monitoreo satelital de la zona reveló que no existió tal bombardeo. (7)

Pero la mentira surtió efecto y las víctimas de ese supuesto ataque rápidamente se convirtieron en valerosos combatientes por la libertad.

Lo mismo está ocurriendo hoy en Venezuela, caracterizando como “preso político” a un señor como Leopoldo López que en realidad es un político preso, y que lo está por haber sido encontrado culpable del delito de sedición.

En Estados Unidos, por ejemplo, esto configura un crimen federal y puede llegar a ser purgado con prisión perpetua y hasta con la pena capital si es que en los incidentes promovidos por los sediciosos para alterar el orden institucional o derrocar a las autoridades constituidas se produjeran víctimas fatales.

Parecida es la pena contemplada en España (recordar el caso del Teniente Coronel Antonio Tejero, en 1981) a quien en principio se lo sancionó con prisión perpetua por haber intentado un incruento golpe de estado ocupando la sede de las Cortes, reteniendo a los diputados pero sin provocar el menor destrozo dentro y fuera del recinto.

La sanción a López, en cambio, fue mucho más benigna pese a los destrozos producidos y las muertes ocasionadas: 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas de prisión.

Con el ánimo de reducir la crispación política en vísperas de la Asamblea Nacional Constituyente la justicia venezolana le concedió el benefició de la prisión domiciliaria.

Tal como es habitual en estos casos su otorgamiento estaba regido por estrictas reglas, una de las cuales era abstenerse de hacer proselitismo político, norma que el líder golpista violó repetidamente y por eso fue devuelto a la cárcel.

Lo mismo ocurre en EEUU cuando un reo sale de la cárcel bajo “parole” y viola las condiciones de la libertad condicional. Nada nuevo.

El gobierno argentino, y otros de su mismo signo, insisten en la liberación del “preso político” Leopoldo López, mientras mantiene como prisionera política sin cargos y sin proceso, y en contra de los reclamos de Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derecho Humanos, a Milagro Salta en la prisión de Alto Comedero, en Jujuy.

Sin embargo, bastó que yo dijera que el retorno a la cárcel de López se ajustaba a derecho y era lo que legalmente correspondía para que un tropel de críticos se abalanzaran de nueva cuenta contra mi persona, haciendo lugar inclusive a la inserción en una de esa notas de ataques soeces y agraviantes extraídos de los mensajes enviados en las redes sociales, algo que yo al menos nunca había visto antes y que expresa el grado de putrefacción moral a que han llegado las oligarquías mediáticas en la Argentina y Nuestra América. (8) ¡Dixit, et salvavi animam meam!

NOTAS

(1) Afortunadamente para la paz en Venezuela los líderes de Acción Democrática manifestaron días atrás que presentarían sus candidatos a las elecciones de gobernadores y alcaldes previstas para la segunda mitad de este año, rompiendo de ese modo el chantaje al que los tenía sometidos la fracción terrorista de la oposición. Es muy probable que en los próximos días otros partidos adopten la misma postura.

(2) Ver su “En defensa de Venezuela”, en La Jornada (México), 28 Julio 2017

(3)https://www.state.gov/secretary/remarks/2017/08/272979.htm . Fue también publicado en España por el periódico digital Público: http://www.publico.es/internacional/crisis-venezuela-secretario-eeuu-dice-estudiando-forma-derrocar-maduro.html

(4) https://red58.org/la-cia-confirma-que-est%C3%A1-trabajando-para-derrocar-a-venezuela-c485f0754487

(5) Me permito recomendar la lectura de algunos libros que permitirán comprender un poco mejor el mundo en que vivimos y el papel que en él desempeñan los medios: Pascual Serrano, “Desinformación. Como los medios ocultan al mundo” (Barcelona: Península, 2009) y del mismo autor, “Medios Violentos: Palabras e imágenes para el odio y la guerra” (Madrid: El Viejo Topo, 2008).Ver también Denis de Moraes, A batalha da mídia (Río de Janeiro, Pao e Rosas, 2009)

(6) Ver el magnífico documental “Iraq: a deadly deception” que prueba todo esto. Ir a: https://www.youtube.com/watch?v=3fNkeOZlM4U

(7) Ver al respecto: https://www.youtube.com/watch?v=XYesnOD6_gQ

(8) “Atilio Borón aplaudió los encarcelamientos de opositores en Venezuela y en Twitter le respondieron”, en https://www.clarin.com/mundo/atilio-boron-aplaudio-encarcelamientos-opositores-venezuela-twitter-respondieron_0_HkGhBMRU-.html

Fuente: Investig’Action



La interrogante de ningún modo tiene un fin peyorativo, sino que, definitivamente, no parece haber otra respuesta plausible, puesto que todas las explicaciones acerca de la amenaza rusa y su papel demoníaco en el mundo, entregadas públicamente por los medios, parlamentarios, líderes, y otros personajes o instituciones de EE.UU., aún no alcanza el nivel mínimo de lógica racional.

En el caso de la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones estadounidenses, la acusación va más allá de la realidad, pues es imposible que desde el exterior se pueda definir una magistratura simplemente con propaganda, a no ser que tenga un espectro de audición superior al 90% y no exista opinión contraria. Esto no ocurre en dicho país, pues la libertad de opinión está maniatada absolutamente, ya que la información se controla por agencias de investigación, lo que impide interferir con alta influencia.

Respecto a dicho tema, lo que se ha dicho como verdad indiscutible es que “ya ha sido comprobado”, “es muy claro lo sucedido y la intención”, “desde el Kremlin se atentó contra las defensas de la nación”, “impidieron que Hillary Clinton ganara”, “son maquiavélicos” …y todo ello sin entregar ninguna prueba real, concreta, verificable, excepto declaraciones o locución imperfecta basada, al parecer, en un odio profundo.

Hoy día para saber la verdad se exige como requisito científico aportar pruebas que vayan más allá de ideas desconcertantes y ficciones fílmicas. Si no es así, es una simple especulación puesta en escena con el fin de dañar una reputación, la integridad de un gobierno, exacerbar los conflictos, entre varias opciones negativas posibles.

LA DISMINUCIÓN DEL COCIENTE INTELECTUAL ES ALGO MUY FRECUENTE ENTRE LOS MIEMBROS DE LA SECTA MEDIÁTICA OCCIDENTAL

Lo que se ha denominado como culebrón del año, la presunta injerencia del presidente ruso y sus organismos de Inteligencia en la elección de Donald Trump, es exacto: una telenovela con los ingredientes propios de aquella, que no posee sustancia y se basa en las emociones, instintos, prejuicios, estereotipos, mentira y chisme, con el fin de confundir la mente del televidente desprevenido.

La reunión del hijo del presidente actual con una abogada rusa ha sido presentada como la prueba reina de que “los rusos” están detrás de este proceso y son parte del triunfo republicano.

Lo que no han dicho de modo interesado y cínico es que el fin fundamental de esta trama tiene como actores principales a Hillary Clinton y a Barack Obama (futuro candidato este último), quienes desean que Trump sea destituido para postular nuevamente a una contienda electoral y vengar la derrota inmisericorde. Esa es una razón básica.

Por tanto, la fundamentación presentada sobre la amenaza rusa, en primer lugar referida a lo militar, no alcanza estándares mínimos de confiabilidad, ya que es inexistente y, más bien, ocurre lo contrario con la OTAN, que cerca a dicha nación y la conmina a no desarrollar su propia defensa, lo que hace pensar en que la única opción es creer que no comprenden lo que realizan, y ello tiene que ver con la capacidad intelectual de entender sus propias acciones.

En segundo lugar, la injerencia indebida ha sido la constante de EE.UU. en el planeta tierra: más de cien naciones han visto el sufrimiento provocado por los adalides del Destino Manifiesto que, en una suerte de predestinación, ha invadido territorios y masacrado pueblos para intervenir en elecciones y derrocar gobiernos soberanos.

Quejarse es un comportamiento poco ético y débil que puede indicar una dificultad cognitiva, pues da la impresión que también se ha perdido la memoria al no recordar lo sucedido históricamente.

Todo indica que, si no es la supuesta amenaza rusa una propaganda de agresión, entonces existe un grave problema donde el intelecto de la dirigencia estadounidense ha sido afectado.

Si no hay argumentación sólida en contrario, se confirma plenamente esta hipótesis.


En esta ocasión TatuyTV trae a su estudio a la abogada, investigadora y candidata a la asamblea nacional constituyente, María Alejandra Díaz para precisamente hablar de este mecanismo constitucional como una de las formas en las que el pueblo venezolano ejerce su soberanía.

La constituyente es la única solución legal y pacífica, a la que el presidente Nicolas Maduro ha convocado al soberano, para salir de la crisis económica e institucional, pero principalmente moral, en la que se encuentra sumido el país.

Esta Asamblea Popular permitirá recuperar la gobernabilidad de la nación pero además, lo que es mucho más importante aún, garantizará plenamente el derecho al pueblo venezolano a existir de forma independiente y autodeterminada.

NOTA.– Si dispones de una TV de plasma y un cable HDMI, te aconsejaría conectar tu computadora o laptó a la pantalla del aparato, para disfrutar de las entrevistas que ofrecen las cadenas alternativas.


Esta semama, “El Zoom” examina la ‘caza de brujas’ que el propio Donald Trump afirma estar sufriendo. El ambiente vuelve a caldearse tras las revelaciones de unos correos de su hijo con una abogada rusa.

¿Por qué los medios presentan como veredictos simples conjeturas sobre las relaciones del mandatario con Moscú? ¿Llegará a buen puerto el proceso de destitución presentado contra Trump?

Javier Rodríguez Carrasco debate sobre las raíces de un conflicto que va camino de convertirse en un culebrón.



El informe anual del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) de Londres publicado este martes reveló que México es el segundo país más violento del mundo, con 23 mil personas fallecidas en 2016 como consecuencia de la violencia derivada de la guerra contra el narcotráfico y la delincuencia común.

El país azteca sólo es superado por Siria con 50.000 por el conflicto que empezó en 2014, en el cual las fuerzas de seguridad del Estado se enfrentan a la oposición armada (mercenarios) y a grupos terroristas con el autodenominado Estado Islámico (Daesh en árabe) y el Frente al-Nusra.

El investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana de México, Gregorio Vidal, en entrevista para teleSUR, explicó que la violencia se ha ido diseminando en todo el territorio nacional y que existe una gran desconfianza entre la población para acudir a los órganos de poder público para denunciar que se fue violentado.

En México sigue aumentando la violencia y los asesinatos contra los líderes sociales y defensores de Derechos Humanos. Sin embargo también se vive la violencia que proviene de los grupos del crimen organizado, la cual se ha exacerbado con la llamada guerra contra el narcotráfico

Organizaciones de Derechos Humanos de México emprenden lucha en defensa de los derechos de los pueblos y de los gremios más vulnerables y desfavorecidos.


(Un articulo del profesor Manuel Navarrete)

Estimado Juan Manuel Hidalgo:

Como aficionado a la historia, he venido siguiendo la serie de documentales “La evolución del mal”, donde, con tan admirable y bíblico lenguaje, asistimos a retratos de figuras tan variopintas como Hitler, Mussolini, Hideki Tojo o Papa Doc. O como Bin Laden, Sadam Hussein o Gadaffi. O como Stalin, Mao o Kim Jon Il, que de todo hay en la viña del Señor. Todos ellos unificados bajo este concreto membrete: el mal.

No es que me sorprenda la obsesiva insistencia en ese paradigma, que equipara la bota inclemente del fascismo con su histórico y acérrimo enemigo: el movimiento comunista (tratando de disimular que suponen justo lo opuesto en cuanto a composición, programa u objetivos).

Comprendo que tiene que ser complicado que un paradigma tan burdo consiga calar en la gente. Y más en España, que de tiranías fascistas tiene alguna experiencia directa.

También he notado algo “raro”: cuando hablan de la URSS, China o Corea del Norte no hacen más que hablar de “los crímenes del comunismo”, pero, en cambio, al hablar de Alemania, Italia o Haití todavía no he escuchado ni una sola vez la palabra “capitalismo”. Interesante, ¿verdad?, y daría para mucho; pero ahora debemos centrarnos en otro asunto.

Es evidente que las políticas de Stalin y de Hitler no satisficieron a las mismas clases sociales en sus respectivos países (o que Gadaffi no fue precisamente simpático a las potencias imperialistas del mundo pero, en cambio, Duvalier sí).

Y es que los industriales y los banqueros fueron expropiados en la URSS, mientras que en la Alemania nazi se hicieron de oro.

Debate aparte sería otro: la idea de que Stalin podía expropiar a los terratenientes en un inmenso país agrario o superar la peor agresión bélica de la historia sin enfrentar una oposición salvaje y graves conflictos sociales internos (o incluso entonando alegres canciones) resulta, cuanto menos, ingenua.

Asimismo, muchos serían los matices si entráramos a valorar la legitimidad o la “humanidad” del zarismo o de los kulaks rusos a quienes tan “salvajemente” hubo que derrocar (no como la Revolución Francesa, que fue muy pacífica…).

Señor Juan Manuel Hidalgo: supongo que usted me diría que el objetivo de estos documentales ha sido retratar casos de asesinato, de represión política o de quiebra de los llamados “derechos humanos” en el último siglo, sin establecer mayores matices en cuanto a contexto, causas o ideologías. Respeto eso.

Eso sí, si se trata de retratar ese tipo de casos, independientemente del ideario político de sus actores, quería advertirles de algo.

Y es que, según parece, se les tienen que haber perdido algunas cintas pertenecientes a otros capítulos “sorprendentemente” (en realidad no) olvidados de la historia negra del siglo XX y protagonizados por los que, por omisión, en esta serie quedan encuadrados como “el bien”.

Por ejemplo, se les ha perdido la cinta de Lyndon B. Johnson, el presidente yanqui que, cegado por su ideología anticomunista visceral, impulsó la criminal invasión militar de Vietnam (tan eficientemente continuada por Nixon).

Una invasión que liquidó a más de un millón de vietnamitas y en la que EE.UU. utilizó armas químicas (como el napalm y el agente naranja) contra la población civil. ¡Qué pena que no podamos ver retratado ese “mal”!

También se les ha perdido la cinta de George W. Bush. Un tirano que, ansioso de petróleo y de control geopolítico, invadió Irak en 2003 (al parecer, era tradición familiar) con una cifra de víctimas comprobadas que está aún por actualizar pero que, de momento, roza también el millón, entre los ejecutados por las tropas americanas y las víctimas del caos y el vacío legal generado.

¿Este “mal”, señor Juan Manuel Hidalgo, tampoco merecía la pena contarlo?

¿Y qué hay de la cinta del siniestro Henry Kissinger, quien, en su responsabilidad de secretario de Estado de EE UU, planeó golpes de Estado, dictaduras y las más viles torturas contra Latinoamérica en el marco de la Operación Cóndor?

¿O la de Harry Truman, que ordenó la barbarie más atroz de la historia, lanzando dos bombas atómicas sobre civiles en las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, cuando la guerra ya estaba prácticamente terminada, segando 300.000 vidas humanas de un solo golpe? ¿Eso no fue ningún “mal”?

¿Y René Coty, presidente de Francia y responsable último de esas operaciones de contrainsurgencia que, para impedir que la colonizada Argelia alcanzara la independencia, perpetraron todo tipo de crímenes y torturas enfermizas?

¿Y Balduino de Sajonia, monarca de Bélgica cuando, en 1961, Patrice Lumumba (el primer presidente de la por fin independiente República Democrática del Congo) fue ejecutado por órdenes de tan “democrático” país en su pretensión de volver a poner a África de rodillas?

¿Y Juliana de Orange, reina holandesa que vivió lujuriosamente a costa de la explotación y de la represión de Indonesia para, finalmente, convertirse en cómplice de los EE UU con ocasión del golpe de Estado del teniente general Suharto, que asesinó a más de medio millón de rebeldes y comunistas entre 1965 y 1966?

¿Dónde están las cintas perdidas de todos estos capítulos?

Supongo que en el mismo cajón donde ha quedado extraviada la cinta de Winston Churchill “corazón de león”, el “civilizador británico” y defensor de la supremacía blanca y de la eugenesia que en 1920 declaraba estar “totalmente a favor del gas mortal contra las tribus incivilizadas y salvajes”, que se jactaba de haber creado Jordania con un dibujo a lápiz, que creó los campos de concentración británicos de Kenia donde se recluía y torturaba a todo sospechoso de simpatizar con los Mau Mau, responsable de incontables víctimas en la India y de implementar estrategias sucias para enfrentar a este país con Pakistán…

¿Para cuándo emitirán en La 2 el capítulo sobre ese “mal”, sobre ese tirano, sobre ese genocida que fue Winston Churchill, señor Juan Manuel Hidalgo?

Porque si, como cabe temer, finalmente va a resultar que los únicos “malos” de la historia son los enemigos del imperialismo estadounidense o del europeo, algunos llegaremos a la conclusión –por lo demás obvia- de que en los documentales televisivos no podemos encontrar más que propaganda en defensa de una idolatrada “democracia” occidental que, en realidad, y como los sueños de Goya, solo produce monstruos.

Atentamente, Manuel Navarrete

http://canarias-semanal.org/not/20647/la-razon-occidental-equiparando-el-fascismo-con-su-acerrimo-enemigo-historico/

A %d blogueros les gusta esto: